•  |
  •  |
  • EFE

Los astronautas norteamericanos Scott Parazynski y Douglas Wheelock lograron reparar hoy unos paneles solares en la Estación Espacial Internacional durante una peligrosa caminata, improvisada después de que se descubriera el defecto.

Parazynski cortó los cables que habían roto en dos puntos el material dorado del que están hecho los paneles y colocó unas abrazaderas para impedir que hubiera más rasgaduras.

Los agujeros se abrieron el martes, mientras la tripulación del transbordador Discovery extendía los paneles, que van empaquetados en forma de acordeón.

Tras el problema, los científicos de la NASA tuvieron que ponerse a trabajar inmediatamente en una solución para abrir totalmente los paneles, pues como estaban, extendidos en sólo dos terceras partes, no se podía continuar la construcción de la Estación Espacial.

El trabajo de Parazynski y de Wheelock, que supervisaba la operación desde el exterior de la nave, fue un éxito y los astronautas dentro de la Estación pudieron extender totalmente los paneles.

La NASA consideraba la caminata especialmente peligrosa porque Parazynski tenía que trabajar en un punto muy lejano de la escotilla de entrada a la Estación, encaramado en una extensión de un brazo robótico de casi 30 metros de largo.

Además, existía la posibilidad de que el astronauta recibiera una descarga eléctrica, pues por los paneles pasa una carga de más de 100 voltios. Para evitarlo, Parazynski tuvo que cubrir todas las partes de metal de su traje espacial y sus herramientas con varias capas de cinta aislante.

La caminata comenzó unos 30 minutos antes de la hora prevista y los astronautas permanecerán fuera de la plataforma orbital más de seis horas y media.

Se trata de la cuarta y última salida al exterior durante la actual misión del transbordador estadounidense, acoplado desde el 25 de octubre a la Estación Espacial Internacional.

Los paneles solares eran una pieza crucial del proceso de construcción de la Estación, porque sin ellos no habría suficiente energía para nuevos equipamientos, como el laboratorio europeo que llegará en diciembre a bordo del transbordador Atlantis.

Además, los daños en los paneles podrían haberse agravado con el tiempo y la NASA podría haber tenido que soltar toda la pieza al vacío, según alertó la Agencia. Está previsto que el Discovery regrese a Tierra el 7 de noviembre.