Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

DAKOTA DEL SUR / AFP
La senadora Hillary Rodham Clinton se disculpó ayer viernes por haber citado el asesinato de Robert F. Kennedy en 1968 como una razón para seguir en la campaña por la nominación demócrata a la presidencia, a pesar de que las probabilidades de éxito serían cada vez menores.

“Lamento si mi referencia a ese momento traumático para toda nuestra nación y en particular para la familia Kennedy, fue de alguna forma ofensiva. Naturalmente, no tenía esa intención en absoluto’’, señaló la ex primera dama.

El episodio ocurrió mientras Clinton realizaba un acto de campaña de cara a las elecciones primarias del 3 de junio en Dakota del Sur.

A una pregunta de la junta editorial de Sioux Falls Argus Leader sobre las peticiones para que abandonara la campaña, Clinton respondió: “Mi esposo no logró la nominación en 1992 hasta que ganó las primarias de California por ahí de mediados de junio, ¿cierto? Todos recordamos que Bobby Kennedy fue asesinado en junio en California. Saben, yo sencillamente no comprendo’’, señaló, desechando la idea de abandonar la contienda.

Clinton dijo que no entendía por qué, dada esta historia, algunos demócratas estaban pidiendo que renunciara.

Su mención sobre un asesinato durante una campaña de elecciones primarias ocasionó una rápida respuesta de los auxiliares de quien encabeza la contienda demócrata, el senador Barack Obama.