•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La legación de Estados Unidos en Cuba fustigó el sábado que el gobierno de Raúl Castro haya denunciado durante una conferencia de prensa la participación de diplomáticos norteamericanos en el financiamiento a la oposición cubana y llamó a La Habana a usar los "canales diplomáticos oficiales" para expresar sus reclamos.

"Si el gobierno de Cuba está preocupado por el comportamiento de los diplomáticos estadounidenses debe comunicarlo a través de los canales diplomáticos oficiales, en lugar de realizar conferencias de prensa", dijo en inglés un funcionario de la Sección de Intereses de Estados Unidos (SINA).

"No es nuestra práctica responder a denuncias o reclamaciones hechas a través de la prensa", añadió el funcionario estadounidense, en referencia a las acusaciones hechas esta semana por Cuba que involucran al jefe de la SINA, Michael Parmly, en el transporte de dinero entre anticastristas de Miami y disidentes en La Habana.

En una conferencia de prensa, el pasado jueves, el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, emplazó a Washington "a que responda" a las "graves" acusaciones de su país.

El funcionario de la SINA destacó que, "a pesar de reiteradas peticiones", el gobierno cubano "se ha negado a recibir" a Parmly, "ya sea solo o en compañía de un representante de la embajada suiza" en La Habana.

Subrayó que la ayuda que entrega la SINA a los disidentes cubanos "no tiene ningún propósito político, sino que busca atender las necesidades cotidianas de las familias que están luchando para sobrevivir en el sistema actual".

"Es política de muchos años de Estados Unidos proporcionar ayuda humanitaria a la gente cubana, específicamente a las familias de presos políticos que son tratados mal por su propio gobierno", y "permitimos que las organizaciones privadas" estadounidenses "lo hagan", apuntó.