•   Aguascalientes, México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un niño de 13 años que jugaba a ser sicario, y con una pistola de plástico amenazó a otros menores, desató la movilización de la policía de la ciudad mexicana de Aguascalientes (noroeste) hasta que se descubrió la naturaleza del "arma".

Cinco patrullas policiales y dos agentes motorizados se desplegaron en la zona oriental de la localidad tras recibir una denuncia de que un niño había amenazado con una pistola de grueso calibre a otros tres infantes y buscaba a otro para ajustar cuentas.

"El niño llegó a una esquina donde jugaban otros tres menores de entre 10 y 13 años de edad y les preguntó que si no sabían donde estaba Miguel. Como los niños le respondieron que no lo conocían, les apuntó a la cabeza con una pistola (...) y les exigió que le dijeran dónde estaba el niño que buscaba porque lo iba a matar", explicó el portavoz de la policía local, Matías Lozano.

Dos horas después de la denuncia los uniformados lograron dar con el pequeño y lo tuvieron detenido durante seis horas, hasta que se dieron cuenta de que la pistola era de juguete.

México está conmocionado desde hace unas semanas por los altos niveles de violencia del crimen organizado, que ha dejado unas 1.400 víctimas mortales y que se ha disparado en las últimas semanas.

Aunque Aguascalientes es uno de los estados menos afectados por la ola de ejecuciones extrajudiciales, el Ejército patrulla las calles de algunas localidades desde marzo y las autoridades han pedido la presencia de 300 agentes de la policía federal.