Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El número de muertos por el sismo del 12 de mayo en el suroeste China es de más de 60,000 y podría incluso sobrepasar los 80,000, indicó este sábado en Sichuan el primer ministro chino, Wen Jiabao, al reunirse con el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon.

El jefe del gobierno chino dio a conocer estas nuevas cifras durante una visita a Yingxiu, epicentro del temblor situado en la provincia de Sichuan (suroeste), en compañía del Secretario General de la ONU.

Durante una rueda de prensa, Wen precisó que el número de muertos confirmados por el sismo de magnitud 8 en la escala de Richter que el 12 de mayo sacudió el sudoeste del país, asciende a 60,560, y el de desaparecidos a 26,221.

Wen recordó que el sismo causó además más de 5.47 millones de damnificados, pero que muchos otros habitantes de la región debían ser evacuados de las zonas que el temblor hizo peligrosas. En total, puntualizó, más de 11 millones de personas deberán ser reubicadas.

Un balance oficial anterior, difundido el viernes, daba cuenta de 55,740 muertos y 24,960 desaparecidos, en su mayoría en la provincia de Sichuan.

Llegado este sábado por la mañana a Chengdu, la capital de la provincia de Sichuan, procedente de Bangkok, Ban viajó inmediatamente después en helicóptero a Yingxiu, precisó la agencia estatal china.

Wen está desde el jueves en Sichuan, en su segundo viaje a la zona devastada por el sismo.

Según China Nueva, Ban Ki-Moon prometió una movilización de la ONU en las operaciones de rescate y de reconstrucción, y una ayuda de ocho millones de dólares.

“Si trabajamos duro, podemos superar esto. El mundo entero los respalda y apoya”, declaró Ban.

Ban visitó Sichuan entre dos viajes a la vecina Birmania, donde el viernes pidió a los líderes de la junta militar que acepten la ayuda internacional para los damnificados del ciclón Nargis.

Si la junta birmana recibió fuertes críticas por sus trabas a la asistencia extranjera ante la catástrofe, el Secretario General de la ONU elogió en cambio la actuación de las autoridades chinas.

“El gobierno chino ya realizó esfuerzos de búsqueda y rescate en una primera fase del desastre, demostrando un extraordinario liderazgo para superar este desastre natural”, señaló Ban.

China aceptó la ayuda de los equipos de socorro internacionales, aunque se criticó el hecho de tomar esta decisión el pasado lunes, una semana después del sismo.

El viernes, el apoyo médico internacional se incrementó con la instalación de un hospital de campaña en Dujiangyan, por parte de la Cruz Roja alemana.

Los alemanes son los primeros europeos occidentales en traer este tipo de ayuda, después de los rusos, instalados en la ciudad de Pengzhu y los japoneses, en Chengdu.