•   Paris  |
  •  |
  •  |
  • AP

Francia dijo el domingo que la muerte del líder de las FARC de Colombia podría allanar el camino hacia la puesta en libertad de rehenes en manos de los rebeldes, entre ellos, la ciudadana franco-colombiana Ingrid Betancourt.

El Ministerio de Defensa de Colombia dijo el sábado que Manuel Marulanda, quien se cree tenía 80 años y que ha encabezado el grupo insurgente de base campesina desde que lo fundó en 1964, falleció el 26 de marzo, al parecer de un ataque cardíaco.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) confirmaron el domingo en un comunicado la muerte de su máximo dirigente, conocido como ''Tirofijo''.

Se cree que las FARC tienen actualmente unos 700 rehenes, entre ellos Betancourt, que fue secuestrada en 2002. Sucesivos gobiernos de Francia han tenido como prioridad lograr su liberación.

''Si se pudiese confirmar esta información la recibiríamos con gran beneplácito, en vista de que podría tratarse del principio del fin, por lo menos así esperamos, del sufrimiento de Ingrid Betancourt'', destacó el domingo la ministra de derechos humanos Rama Yade por Radio J.

Yade expresó ''esperanza y al mismo tiempo cierta prudencia'', sobre la versión del sábado, señalando que la muerte de Marulanda había sido informada erróneamente previamente. Pero eludió responder la propuesta francesa de recibir a los rebeldes como parte de asegurar la liberación de Betancourt y de otros rehenes que tienen las FARC.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo en diciembre pasado que Francia estaría dispuesta a recibir presos de las FARC en Colombia a cambio de la libertad de ella. El primer ministro Francois Fillon reiteró la oferta en una entrevista de televisión el 30 de marzo.

Al preguntársele sobre la oferta, Yade sólo afirmó: ''el presidente (Sarkozy) lo dijo. El no se ha retractado en su declaración''.

Agregó que ''debemos ver cómo se desarrollan los sucesos en Colombia hoy''.

Los detalles sobre la oferta de París nunca han estado claros, inclusive sobre cuántos militantes de las FARC serían aceptados, ni si la oferta incluiría sólo a los actuales presos en cárceles de Colombia o aquéllos que podrían entregarse con los rehenes.

El presidente colombiano, Alvaro Uribe, dijo el sábado en un discurso que algunos rebeldes ''han llamado para decirle al gobierno que están dispuestos a desertar y a liberar a los rehenes, comenzando con la doctora Ingrid Betancourt'', pero piden garantías de que no serán encarcelados.

El mandatario destacó que los rebeldes desertores que entreguen a los rehenes podrían beneficiarse de un fondo de hasta 100 millones de dólares y ''serían despachados de inmediato a un país como Francia''.