•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La guerrilla de las FARC podría privilegiar una salida negociada al conflicto colombiano, tras la muerte de su fundador y líder histórico Manuel Marulanda "Tirofijo" y su reemplazo por Alfonso Cano, considerado un hombre "más obsesionado con la política que con la guerra".

Cano, de 59 años y con formación de antropólogo, podría dar un giro a una guerrilla que hasta ahora privilegió en su línea de mando a los campesinos y mandos de la línea fundadora.

"Marulanda fue una persona importante para el siglo XX, Cano podría darle un impulso hacia la paz que su antecesor no pudo dar", señaló hoy a los periodistas Gustavo Petro, senador de izquierda.

Cano es un hombre "más obsesionado con la política que con la guerra", señaló Camilo Gómez, consejero de paz del gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002) durante un fallido diálogo de tres años con las FARC.

"Es de una línea más política, lo que no necesariamente facilita las cosas porque puede ser más doctrinario", advirtió el ex consejero.

Cano tendrá en sus manos el reto de mantener la unidad de la guerrilla, que en menos de tres meses ha enfrentado además la muerte del número dos del grupo, Raúl Reyes, en una incursión colombiana en Ecuador y de Iván Ríos, el más joven de los siete miembros de la cúpula rebelde, así como deserciones y capturas de mandos medios.

En el comunicado divulgado ayer, Timoleón Jiménez -otro de los miembros de la cúpula rebelde- anunció la muerte de Marulanda en marzo por un infarto y su reemplazo por Cano, los rebeldes admiten que enfrentan "la más grande ofensiva reaccionaria contra organización revolucionaria alguna".

Las FARC mantienen, sin embargo, una fuerte presencia en amplias zonas de del sur y este de Colombia, especialmente en regiones cocaleras lo que les permite financiarse del "impuesto" que según ellos cobran a los traficantes.

Además tienen a 39 rehenes, entre ellos la colombo-francesa Ingrid Betancourt y tres estadounidenses, a los que han propuesto canjear por rebeldes presos y en torno a cuya suerte han logrado movilizar a los gobiernos vecinos como Ecuador y Venezuela, y muy especialmente a Francia.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, declaró ayer que en Colombia "están pasando cosas" respecto a los rehenes tras la muerte de Marulanda pero consideró que hay que dar muestras de "mucha prudencia".

"Sigo la situación minuto a minuto. Quisiera pedir a cada uno que haga el menor número de declaraciones posibles, hay rehenes y la situación es cambiante", agregó el jefe del Estado francés que se ha empeñado personalmente en la búsqueda de la libertad de Betancourt y los demás rehenes.

Igualmente, la familia de la ex candidata presidencial, que adquirió la nacionalidad francesa por su matrimonio, hicieron un llamado a Cano, ya que "al tomar la dirección de las FARC tiene el poder de pasar a la historia liberando a Ingrid y a los tres otros rehenes civiles".

También en París, el comité de solidaridad con Ingrid Betancourt (CSIB) consideró que la muerte de Marulanda es un "verdadero sismo para las FARC" y estimó que la "evolución de la situación de Ingrid y de los rehenes está inevitablemente vinculada a la evolución del movimiento de las FARC".

Cano impulsó en los años ochenta la creación del partido Unión Patriótica que las FARC conformaron durante la negociación de paz con el gobierno de Belisario Betancur (1982-86). Su trabajo político se vio también reflejado en la aprobación de las FARC de crear el Movimiento Bolivariano y el Partido Comunista Clandestino.

"Si Cano logra consolidar su jefatura con la nueva estructura del Secretariado, podría eventualmente ayudar a conducir a las FARC hacia la salida política", señaló el politólogo Alejo Vargas, de la estatal universidad Nacional y autor de varios estudios sobre el conflicto colombiano.