•   Arlington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente estadounidense, George W. Bush, conmemoró su último "Memorial Day" como mandatario hoy dejando una corona de flores en la Tumba del Soldado Desconocido y urgiendo a sus compatriotas a honrar los sacrificios militares.

Acompañado por la primera dama, Laura Bush, el secretario estadounidense de Defensa, Robert Gates, y altos mandos militares, Bush asistió a la tradicional y solemne ceremonia en el Cementerio Nacional de Arlington.

La tumba contiene los restos de soldados estadounidenses no identificados de la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea.

"Es un recordatorio solemne del costo de la libertad el incremento en el número de lápidas cada Memorial Day", dijo Bush ante miles de personas que asistieron a la ceremonia por el Día de los Caídos.

"En un mundo en el que la libertad está constantemente bajo ataque, y en un mundo en el que nuestra seguridad es constantemente desafiada, la alegría de la libertad usualmente cuesta los sacrificios de los que sirven a una causa mayor que ellos mismos", agregó.