•  |
  •  |
  • EFE

El sector estudiantil opositor reitero hoy el carácter "pacífico" de sus protestas a favor de la "libertad y la democracia", y denunció que es objeto de "una campaña mediática" gubernamental para satanizarlos y acallarlos.

Líderes estudiantiles de las principales universidades públicas y privadas convocaron una nueva marcha, el próximo miércoles hasta la sede del Supremo, para exigir la suspensión del referendo sobre la reforma constitucional impulsada por el presidente del país, Hugo Chávez.

No habrá tolerancia

"El movimiento estudiantil no tolerará ser amedrentado ni intimidado por ningún miembro del poder que pretenda impedir nuestro derecho a la libre manifestación", expresaron los estudiantes en un comunicado leído en conferencia de prensa por líderes de ese sector opositor.

Chávez condenó la naturaleza supuestamente "violenta" de las protestas estudiantiles opositoras y sugirió al ministro del Interior, Pedro Carreño, y a las autoridades municipales de Caracas "evaluar" el futuro otorgamiento de permisos a esas manifestaciones.

"¿Cómo vamos a permitir que vengan los hijos de los ricachones, de la burguesía, a quemarnos la avenida Bolívar, agrediendo a la policía? (...) ¿Dónde está la DIM (Dirección de Inteligencia Militar) la (policía política) DISIP, tendré que salir yo a agarrarlos?", afirmó Chávez ante una multitudinaria manifestación oficialista en Caracas.

Compromiso con la democracia

En su comunicado, el movimiento estudiantil reafirmó su "compromiso con la democracia y la reconciliación nacional" y su rechazo "a la violencia, provenga del bando que provenga".

Denunciaron "un plan del Gobierno para generar violencia dentro de las manifestaciones pacíficas" que convocan "a través de agentes externos".

El líder de la Universidad Central de Venezuela (UCV-pública), Ricardo Sánchez, aseveró que durante la protesta que protagonizaron el martes pasado ante la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) fue detenido un "funcionario del Ministerio de Educación" con un "bidón gasolina", y que así fue reseñado por los medios locales.

"Exigimos a las autoridades, especialmente a (ministro del Interior) Carreño y al presidente de la República, que no permitan ni promuevan violencia a través de los cuerpos de seguridad del estado", señalaron los estudiantes en su comunicado.

Los estudiantes informaron que enviaron a las autoridades municipales de Caracas "la notificación" de la marcha que convocaron para el próximo miércoles, que saldrá de la UCV y pretende llegar hasta la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Sánchez dijo que la nueva manifestación reiterará la exigencia de postergar para febrero de 2008 el referendo sobre la reforma constitucional, convocado para el próximo 2 de diciembre por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Aplazamiento de la consulta

El líder estudiantil pretende que una comisión entregue a los magistrados un documento en que expondrán sus argumentos para pedir el aplazamiento de la consulta, entre ellos, que la "mayoría de la población" desconoce su contenido y alcance.

Los estudiantes opositores también señalaron que repudian la reforma por "antidemocrática" y porque perpetúa en el poder a Chávez, que gobierna Venezuela desde 1999.

Mientras los lideres de la UCV, Católica Andrés Bello (UCAB-privada) y Simón Bolívar (pública) ofrecían la rueda de prensa, una protesta de estudiantes de las privadas universidades Santa María y Metropolitana era dispersada por la policía con bombas lacrimógenas y perdigones.

Los grupos de estudiantes bloquearon durante varias horas una de las principales autopistas de Caracas, lo que generó un descomunal atasco de tráfico según informaron los medios locales.

Ni la policía ni los representantes estudiantiles informaron de heridos durante las escaramuzas entre estudiantes y policías, que se registraron en un sector de la neurálgica autopista Francisco Fajardo.