•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AP

El candidato presidencial demócrata Barack Obama dedicó ayer martes su atención a los estados del oeste del país, y aseguró que peleará por ganar en esos distritos donde los republicanos ganaron por un estrecho margen hace cuatro años.

Obama y su rival republicano John McCain continuaron su duelo verbal mientras ambos recorrieron tres estados que muy probablemente van a ser campos de batalla en las elecciones generales de noviembre: Nuevo México, Nevada y Colorado. El presidente George W. Bush también viajó al oeste para recaudar fondos para McCain y el Partido Republicano.


Hillary ignorada
Los dos candidatos de hecho no prestaron atención a la otra aspirante demócrata, Hillary Rodham Clinton, quien el lunes concluyó tres días de campaña en Puerto Rico. La primaria en ese territorio es una de las tres que quedan en la contienda, en la que Obama parece el nominado inevitable.

Obama está apenas a 48 delegados de los 2,026 necesarios para conseguir la candidatura.

Ayer martes, Obama se dirigía a Nevada para actos de campaña en el área de Las Vegas, en los que se esperaba se concentrase en asuntos económicos. En abril, Las Vegas tuvo la peor tasa de ejecuciones de hipotecas en Estados Unidos, con casi cuatro veces la cifra nacional. El senador por Illinois se dirige a Colorado más adelante en la semana.

McCain estaba en Denver, Colorado, donde habló del tema de las armas nucleares, mostrando una postura más internacional y tratando de distanciarse de un gobierno que a menudo ha optado por posturas aislacionistas.

McCain criticó tanto a demócratas como republicanos por no hacer esfuerzos eficientes por controlar la proliferación de armas nucleares. Dijo que no favorece dar demasiado énfasis en conversaciones directas o en fuerza militar, pero Estados Unidos debe de alguna manera colaborar internacionalmente.

“Creo que si uno estudia lo que ha ocurrido en las últimas dos décadas, verá que ni demócratas ni republicanos han demostrado mucho éxito en controlar la proliferación nuclear’’, dijo McCain en su discurso en la Universidad de Denver.


Pacifistas lo interrumpen
La alocución de McCain fue interrumpida cuatro veces por activistas que se oponen a la guerra de Irak, una causa que McCain respalda. Los manifestantes se pusieron de pie y gritaron: “¡Detengamos esta guerra!’’, hasta que fueron sacados a la fuerza.

McCain dijo que Estados Unidos debería forjar un nuevo acuerdo de control de armas con Rusia mediante el cual Rusia tendría que reducir su arsenal de armas nucleares y ambos países tendrían que compartir datos. McCain también llamó a una mayor cooperación con China en el tema nuclear.