AFP
  •  |
  •  |
  • AFP

Científicos de Estados Unidos establecieron por primera vez un vínculo entre la contaminación con plomo en niños y la tendencia a delinquir en la edad adulta.

El estudio de la Universidad de Cincinnati, que abarcó a una generación de 250 niños de barrios desfavorecidos de esa ciudad de Ohio (norte), donde las viviendas contienen altos índices de plomo, fue publicado en internet por el sitio especializado PLos Medicine.

Los niños fueron estudiados durante cerca de 30 años, desde su gestación en el vientre materno hasta la edad adulta, para evaluar los efectos a largo plazo de una intoxicación crónica por plomo desde la más tierna edad.

La presencia de plomo en sangre fue analizada regularmente, primero con controles a las madres durante el embarazo y luego a los infantes hasta que alcanzaron los seis años y medio.

Los niveles de plomo fueron comparados a continuación con los antecedentes penales de estos individuos convertidos ya en adultos. Los datos fueron además completados por otros criterios como el cociente intelectual de la madre, el nivel económico y social o la educación.

"Los investigadores descubrieron que aquellos que tenían altos índices de plomo desde antes de nacer eran detenidos más (a menudo) por crímenes violentos que el resto de la población mayor de 18 años", indica el equipo de científicos dirigido por el doctor Kim Dietrich, profesor de salud medioambiental de la Universidad de Cincinnati.

Más de 55% de las personas estudiadas fueron arrestadas al menos una vez, de las cuales 28% por temas de drogas. La correlación más neta entre niveles de plomo en sangre y delincuencia concierne los arrestos por actos violentos.

"Los niños de barrios desfavorecidos siguen siendo muy vulnerables a la exposición al plomo", indicó el doctor Dietrich.

"Aunque hayamos hecho grandes progresos bajando la presencia de plomo (en viviendas), nuestras conclusiones envían el claro mensaje de que reducir todavía más el uso del plomo puede tener un efecto importante y concreto sobre la disminución de la criminalidad", añadió.

La correlación entre una intoxicación crónica por plomo en la primera infancia y dificultades en la toma de decisiones y la adaptación social ya había sido demostrada, pero según el equipo de investigadores de Cincinnati, es la primera vez que se evalúan los efectos del plomo en la edad adulta.

Estudios anteriores, realizados en las ciudades de Baltimore y Filadelfia (noreste), ambas con altos índices de criminalidad, demostraron que la contaminación con plomo en los infantes tenía consecuencias en el aprendizaje y la disciplina