•  |
  •  |
  • END

Caracas / El País   

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha dicho muchas veces que la comunicación es la “falla tectónica” de su Gobierno. El martes, esto pareció confirmarse una vez más, al dimitir el ministro de Comunicación e Información, Andrés Izarra.

El funcionario renunció en una escueta aparición durante la cual admitió que había actuado sin consultar a todas las instancias del Gobierno.

“En la tarde del lunes tomé una decisión en relación a la comercialización y distribución de imágenes de VTV, que fue hecha de manera inconsulta con las distintas instancias del Ejecutivo Nacional, razón por la cual acabo de poner mi cargo a la orden del presidente de la República”, dijo.

La medida en referencia hizo estallar un nuevo episodio en la ya larga confrontación entre la Administración de Chávez y los medios de comunicación privados. Se trataba de una carta que la presidencia del canal estatal Venezolana de Televisión (VTV) le había remitido a los canales privados, indicando que desde el 1 de junio próximo tendrían que pagar por el uso de las imágenes que esas empresas suelen tomar de la televisora pública para transmitirlas.

Los representantes de los canales privados elevaron de inmediato su protesta. La voz cantante la llevó el director de la estación opositora de noticias Globovisión, Alberto Federico Ravell, quien afirmó que no pagaría ni un solo bolívar por las imágenes del canal del Estado. En realidad, no se trata de un bolívar, sino de 120 por cada segundo, unos 35.65 euros, es decir, 2 mil 138 euros por minuto y 128 mil 300 euros por hora.


Se acabó “por cortesía de…”

En la televisión venezolana se ha convertido en costumbre que unas televisoras transmitan las imágenes emitidas por otra. Ha sido una especie de acuerdo tácito, y para hacerlo sólo es necesario colocar una leyenda que diga ‘Imágenes cortesía de…’ y el nombre del canal emisor original.

Según Ravell, Globovisión hace esto con el trabajo de VTV no por holgazanería ni facilismo, sino porque al canal se le niega a acceso a muchos actos oficiales
VTV también usa a diario las imágenes de los noticiarios y programas de entrevistas de los otros canales, especialmente las de Globovisión. La mayoría de las veces los hace para cuestionar las líneas informativas de esos medios o para refutar las opiniones de los entrevistados.

El segundo programa más visto de la TV estatal, después del dominical Aló Presidente, es La Hojilla, un espacio especializado en presentar --y descuartizar-- vídeos de otros canales.


La otra versión
El matutino El Universal hizo circular ayer miércoles la versión extraoficial de que el disgusto de Chávez con Izarra no se debió al caso de las tarifas para la venta de imágenes, sino a la presunta realización por parte del canal multiestatal Telesur, del vídeo con la declaración del comandante guerrillero colombiano Rodrigo Londoño Echeverri, alias ‘Timochenko’, en la que confirmó la muerte de Pedro Antonio Marín, alias ‘Manuel Marulanda Vélez’ o ‘Tirofijo,’ líder de la mayor guerrilla colombiana, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), durante más de medio siglo, y que falleció el pasado 26 de marzo. El diario no citó ninguna fuente para respaldar esta versión.