•  |
  •  |
  • END

SANTIAGO / AFP

Una movilización estudiantil en contra de una nueva Ley General de Educación (LEG), que está a estudio del Parlamento y regularía la educación en Chile, terminó ayer miércoles con más de 300 estudiantes detenidos.

En una de las protestas más violentas desde las huelgas de 2006, los alumnos de varias universidades y colegios reclamaron por la poca participación estudiantil en el proyecto educativo que se encuentra en el Parlamento.

En Santiago, la Policía detuvo a 98 personas que se trasladaban al ministerio de Educación (Mineduc) para entregar una carta de demandas a la ministra Mónica Jiménez. Las otras detenciones se produjeron en otras ciudades de Chile.

La secretaria de Estado afirmó, sin embargo, que “las puertas del Mineduc están abiertas para establecer un diálogo”.

Mientras, el ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma, llamó a los estudiantes movilizados a “deponer su actitud”, pues “todas sus demandas han sido atendidas en forma satisfactoria”.


Ministro minimiza protesta
Según el ministro, este movimiento es mucho menor al que originó la llamada ‘Revolución de los Pingüinos’, en 2006.

Ese año los estudiantes secundarios y universitarios de Chile protestaron por la mala calidad de la educación, lo que causó una de las revueltas sociales más grandes en tres décadas.

Debido a las masivas marchas y enfrentamientos con la Policía, el gobierno de Michelle Bachelet derogó la ley anterior y puso en discusión la LEG.