•  |
  •  |
  • AFP

Decenas de miles de personas esperaban el domingo el rescate y ayuda de los servicios de emergencia en el estado mexicano de Tabasco (sur), afectado en el 80% de su territorio por devastadoras inundaciones, que han dejado poblaciones rurales completamente aisladas.

Si bien la circulación es normal en los accesos a Villahermosa, la capital del distrito, “lo cual garantiza el ingreso de camiones o tráileres cargados con víveres”, algunas áreas siguen incomunicadas, advirtieron las autoridades.

Las carreteras de las poblaciones de Teapa y Frontera, al sur de Villahermosa, “continuarán cerradas” debido a los daños dejados por las anegaciones, explicó un comunicado del gobierno tabasqueño, que evaluó las pérdidas económicas en unos 2,000 millones de dólares.

Según la prensa mexicana, el Ejército estimó que unas 80,000 personas siguen atrapadas en 19 poblaciones cercanas a la capital de Tabasco.

En Villahermosa, con 750,000 habitantes, “hay rescates y repartición de víveres y agua, pero requerimos personal médico y atender las zonas aledañas”, dijo Sergio Javier Lara, almirante que comanda los operativos de emergencia de la Marina.

Calderón clama por solidaridad
El presidente mexicano, Felipe Calderón, dijo en Villahermosa que “México acepta la solidaridad y ayuda del mundo” para los afectados por las inundaciones.

Calderón se trasladó por tercera vez a Tabasco para dar seguimiento a las labores de ayuda a la población afectada.

Para recibir donativos, el gobierno mexicano abrió varias cuentas bancarias en Estados Unidos, país que enviará 300,000 dólares a los damnificados, informó a la prensa la portavoz de la embajada estadounidense en México, Judith Bryan.

30 municipios de Chiapas inundados
A su vez, en el estado de Chiapas (sureste), vecino de Tabasco, 30 municipios también sufren inundaciones por el desborde de 16 ríos registrado el viernes.

En esa zona, unas 20,000 personas han resultado afectadas, además de que otros 2,578 habitantes tuvieron que ser trasladados a 31 albergues.

A pesar de que Chiapas vive su propia tragedia, ese estado ha recibido a cientos de tabasqueños que huyen de las inundaciones.

Otro estado vecino a Tabasco que ha mostrado su solidaridad es Veracruz (este), donde unas 10,000 personas que perdieron sus hogares por las inundaciones pernoctan en refugios habilitados por el gobierno de ese distrito.

En Tabasco, que tiene una población de 2.1 millones de habitantes, hasta la noche del sábado unas 700 localidades de los 17 municipios del distrito seguían inundadas, aunque en Villahermosa el nivel de las aguas descendió ligeramente, según las autoridades.

En la capital, decenas de personas se mantenían en los techos o segundos pisos de sus viviendas, renuentes a abandonar las pocas pertenencias que les dejó la inundación.

Algunos pedían agua potable a través de improvisadas pancartas, y otros más se organizaban en turnos para ir a buscar víveres a las áreas de la capital tabasqueña que no resultaron anegadas.

Debido a que los alimentos empezaron a escasear desde el viernes, el fin de semana se registraron saqueos en centros comerciales, y aunque la mayoría se llevó comida de las tiendas, hubo quien aprovechó y se hizo con aparatos eléctricos.

A pesar de que por momentos la autoridad fue rebasada por cientos de saqueadores, el domingo se reportó la detención de 37 personas que habían robado electrodomésticos.

Las inundaciones en Tabasco se iniciaron la noche del domingo 28 de octubre y se agravaron el miércoles siguiente como consecuencia del desfogue de un par de presas en el vecino estado de Chiapas.

En 1999, Tabasco ya había registrado una gran inundación por el desbordamiento del río Grijalba; en esa ocasión unas 85,000 personas fueron afectadas.