AFP
  •  |
  •  |
  • AFP

La agrupación Pampa Sur, que respalda la prolongada huelga agraria en Argentina, se embarcará en el proyecto de crear un partido, a semejanza del Partido Nacional del Campo de Australia, admitieron hoy sus principales dirigentes.

"Un partido del campo buscará unir los distintos sectores de la oposición que defienden la cadena productiva" agro-industrial, dijo Miguel Saredi, presidente de Pampa Sur, en declaraciones radiales.

Productor agropecuario, Saredi es además uno de los directores del Mercado Central de Buenos Aires, una entidad mixta, por el partido derechista PRO, que gobierna la alcaldía de la capital argentina y es opositor a nivel nacional.

En la conducción de Pampa Sur, el dirigente del PRO convive con la ex diputada María del Carmen Alarcón, una ex integrante del gubernamental peronismo, que pasó a la oposición por discrepar con la presidenta Cristina Kirchner y su marido, el ex mandatario Néstor Kirchner (2003-2007).

Alarcón, que ocupa la Secretaría de Integración Regional del gobierno socialista de la provincia de Santa Fe (centro-este), dijo que el modelo en que se inspiran "es el del Partido del Campo Australiano".

La funcionaria provincial aseguró que la idea de construir un partido "es anterior al conflicto" desencadenado en marzo por el aumento a los impuestos a las exportaciones de soja y otros granos.

"En Santa Fe tenemos los papeles desde principios de 2007, hicimos los trámites en el juzgado electoral de la provincia", dijo.

No obstante el conflicto les dio un impulso y su intención es expandirse a las provincias de Buenos Aires (centro-este) Córdoba (centro), La Pampa (centro), Corrientes (noreste) y Entre Ríos (centro-este), además de la Capital.

Alarcón salió a la escena política en 2006 cuando, siendo presidenta de la Comisión de Agricultura de la Cámara baja, se rebeló contra la política de Kirchner cuando era mandatario.

Su rebeldía le costó el cargo en la Comisión parlamentaria, de donde fue destituida, y en aquel momento recibió el respaldo de varios de los dirigentes agropecuarios que hoy están liderando el conflicto de 80 días.

"Soy la primera dirigente política que se enfrentó con Kirchner por el campo", se definió Alarcón.

Argentina es uno de los mayores proveedores mundiales de alimentos y el conflicto se desató en el marco de la fuerte alza en los precios internacionales.