Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

CIUDAD DEL VATICANO / AFP

El Vaticano publicó ayer jueves un decreto que amenaza con la excomunión inmediata a todo aquel que ordene sacerdote a una mujer y a aquellas mujeres que reciban los hábitos.

El decreto de la Congregación para la Doctrina de la Fe apareció publicado en el diario del Vaticano, el Osservatore Romano.

El documento señala que “aquel que se atreva a atribuir el orden sagrado sacerdotal a una mujer, así como la mujer que ose recibirlo, se expone a una excomunión” inmediata.

El tema de las ordenaciones sacerdotales femeninas es primera página de la prensa internacional periódicamente. En 2002, siete católicas --alemanas, austriacas y estadounidenses-- fueron ordenadas sacerdotisas en una comunidad fundada en 1975 en Buenos Aires por un ex cura católico llamado Rómulo Antonio Braschi.

La Santa Sede las excomulgó semanas después porque cometieron “un delito grave contra la constitución divina de la Iglesia”.

Juan Pablo II, el antecesor de Benedicto XVI, reafirmó en 1994 la posición de la Iglesia católica sobre este tema, explicando que no tenía poder para ordenar mujeres sacerdotes.

El tema sigue siendo para el Vaticano objeto de división con la Iglesia anglicana que, por el contrario, permite a las mujeres convertirse en sacerdotes.