•  |
  •  |
  • EFE

El número de reclusos muertos a causa de un incendio intencional durante el motín del domingo en la cárcel de la ciudad argentina de Santiago del Estero se elevó a 34 con el fallecimiento de uno de los heridos, informaron hoy fuentes sanitarias.

El fallecido estaba internado con graves quemaduras en el Hospital Regional de Santiago del Estero, capital de la provincia homónima, donde hay otros tres reclusos en coma y con respiradores artificiales, indicaron portavoces de ese sanatorio público.

Hay además una veintena de heridos, entre ellos dos guardianes, ingresados en ése y otros hospitales de la ciudad, agregaron.

Mientras, fuentes del servicio penitenciario aseguraron que la situación en la cárcel permanece bajo control, luego de las protestas de presos y de sus familiares que sucedieron a la tragedia, que las autoridades provinciales atribuyen a un fallido intento de fuga.

En este sentido, el juez Ramón Tarchini investiga si el incendio provocado por los presos en uno de los pabellones del presidio se debió a un intento de fuga o fue iniciado en un reclamo por mejoras en las condiciones carcelarias.

Fuentes judiciales señalaron que el juez también investiga la actuación de los guardianes, quienes aseguran que no pudieron rescatar a los reclusos porque éstos habían bloqueado el acceso al pabellón, cosa que es puesta en dudas por los familiares de los detenidos.

El sacerdote Sergio Lamberti, de la Pastoral Social de Santiago del Estero, a 1.150 kilómetros al noreste de Buenos Aires, aseguró hoy a los periodistas que "no hubo intento de fuga" sino "un motín de presos, hartos de sufrir maltratos, vejámenes, torturas y continuas violaciones de los derechos humanos".

Pero el ministro de Justicia provincial, Ricardo Daives, insistió con que hubo "un intento de fuga abortado por los guardias".

El motín en el penal de Santiago del Estero, que las autoridades judiciales admiten que está abarrotado, comenzó el domingo luego del horario de visitas, cuando presos prendieron fuego a colchones y sábanas y desataron un incendio que se extendió sin control por el pabellón que los alojaba.