Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Tres partidos políticos y algunos diputados oficialistas pidieron la renuncia del presidente del Congreso de Guatemala, Eduardo Meyer, por el traslado de 11 millones de dólares de los ahorros del Legislativo a una firma bursátil.

Las bancadas de los derechistas Partido Patriota y la Gran Alianza Nacional, así como el izquierdista Encuentro por Guatemala, exigieron la renuncia “por ética” de Meyer, luego que la prensa divulgara la dudosa transacción entre el Congreso y la firma local Mercado de Futuros, S. A. (MDF).

Entre tanto, el vicepresidente guatemalteco, Rafael Espada, comentó que en “otros países, un escándalo como éste es castigado severamente; él (Meyer) tiene responsabilidad directa en acciones de la (junta) directiva” del Parlamento.

Según la prensa local, el ex secretario privado del presidente del Congreso, Byron Rodolfo Sánchez Corzo, realizó la transacción sin su autorización, pero Meyer aceptó la renuncia del funcionario a mediados de mayo, y la semana pasada abandonó el país rumbo a Estados Unidos, días antes del escándalo.

“El presidente (Meyer) es muy tonto o nos está engañando, pero cuesta creer que no estuviera enterado de una inversión tan grande y con tanto riesgo”, afirmó al diario Prensa Libre Mario Taracena, jefe de la Unidad Nacional de la Esperanza (socialdemócrata), el partido del gobierno.