•  |
  •  |

Un periodista afgano de la radiotelevisión británica BBC fue secuestrado y asesinado en la provincia de Helmand, uno de los bastiones de los talibanes en el sur de Afganistán, indicó el domingo el sindicato de periodistas afganos.

"Un periodista afgano empleado por la BBC fue secuestrado la tarde del sábado y su cuerpo fue hallado el domingo cerca de la ciudad de Lashkar Gah", capital de la provincia de Helmand, indicó en un comunicado Rahimulá Samander, presidente de la Asociación Afgana de Periodistas Independientes.

"Estamos conmovidos por esta triste noticia", añadió. La BBC confirmó la información en un comunicado.

"Abdul Samad Rohani fue dado por desaparecido ayer en Lashkar Gah. Su cuerpo fue encontrado esta tarde. Murió baleado. Rohani era periodista encargado del servicio en pashtún de la BBC para la provincia de Helmand", indicó la radiotelevisión británica.

"El valor y la devoción de Rohani fueron un factor clave en la cobertura de Afganistán para la BBC en los últimos años. Su muerte es una terrible pérdida. Nuestro pensamiento está con sus amigos y su familia", añadió en el comunicado Jon Williams, jefe de redacción de la BBC.

El ministerio afgano de Cultura e Información "condenó enérgicamente este brutal asesinato" en un comunicado.

"Abdul Samad Rohani fue secuestrado en su casa, de noche, y asesinado porque era periodista", denunció el ministerio, recordando que en Afganistán, "los terroristas, los traficantes de droga y los criminales son una amenaza temible para los periodistas".

Segundo periodista asesinado

Rohani es el segundo periodista de la BBC asesinado en dos días en el mundo. El sábado, el corresponsal de la BBC en Kismayo, sur de Somalia, fue asesinado a balazos cuando salía de su casa.

A mediados de mayo, una periodista de la televisión afgana fue apuñalada un día después de haber sido atacada y amenazada de muerte si no dejaba su puesto en Herat (oeste), indicaron las autoridades locales.

En mayo pasado, la casa de otro periodista de radio, también en Herat, fue blanco de granadas, al parecer por las mismas razones que su colega. Otro periodista, detenido en el norte del país, fue condenado a muerte por blasfemia y está siendo juzgado en Kabul.

En 2007, cinco periodistas afganos, entre éstos dos mujeres, fueron asesinados. Las razones de dichos crímenes no fueron establecidas.