•  |
  •  |

Unos 3 mil gitanos se manifestaron este domingo en Roma para denunciar la "xenofobia" de la que se sienten objeto tras ser acusados de agravar la inseguridad en Italia y después del incendio de varios de sus campamentos.

Es la primera vez que se manifiestan en Italia, donde se cree que viven unos 150 mil gitanos, muchos de origen rumano o de la ex Yugoslavia pero en su mayoría italianos.

Con música y pancartas

Los manifestantes marcharon al son de la música y portando pancartas que decían "no a la xenofobia", "detengan los pogromos", "los gitanos nunca han ido a la guerra" o "no a la información racista".

Varios campamentos de gitanos fueron incendiados a mediados de mayo en los alrededores de Nápoles, en el sur, donde sus moradores tuvieron que huir del fuego y la ira de los lugareños protegidos por la policía.

El episodio que desencadenó la cólera fue la presunta tentativa de secuestro de un bebé por una joven gitana. Aunque la investigación de este caso no se ha cerrado, Il Giornale, el diario del jefe de gobierno Silvio Berlusconi, salió a la calle el 19 de mayo con un titular que hablaba de "cómo los gitanos venden a los niños".

A día de hoy, la justicia italiana no tiene constancia de ningún caso de secuestro de niños no gitanos por gitanos.

El gobierno ha nombrado un responsable que se ocupará de los gitanos en Roma, Milán y otras grandes ciudades con el objetivo de acabar con sus acampadas irregulares.

A petición del nuevo alcalde de Roma, el otrora neofascista Gianni Alemanno, la policía de la capital hizo evacuar el viernes un campamento instalado en el barrio popular de Testaccio, cerca del centro. Sus 122 habitantes, todos italianos, y entre ellos varios niños escolarizados, fueron trasladados a un barrio de la periferia.