AFP
  •   Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Dos monjas ancianas italianas se encadenaron hoy frente al Vaticano para protestar por su supuesta expulsión de su convento y pedir la intercesión del papa Benedicto XVI, informó la prensa local.

Las religiosas, vestidas con el hábito carmelita, aseguran que se les negó la entrada a su convento, el monasterio de Santa María del Carmine de Camerino, cerca de Macerata (centro este), tras ausentarse de él en el 2005 alegando motivos de salud.

"Después de 50 y 60 años de vida monástica dedicada a la Iglesia, nos echaron a la calle sin recursos como dos bolsas de basura", contó la hermana Albina Locantore, de 73 años, que fue priora del monasterio, y Teresa Izzi, de 79 años.

Su encadenamiento tuvo lugar cerca de la plaza de San Pedro, donde cada domingo al mediodía el Papa preside el rezo del ángelus desde la ventana de su oficina que da a la plaza.

El Vaticano no ha hecho comentario alguno sobre este hecho inédito.

Según los medios de comunicación italianos, que citan artículos de prensa del 2007, las dos mujeres salieron del convento como consecuencia de una inspección de las autoridades eclesiásticas.

La citada inspección reveló, al parecer, la presencia en el monasterio de un hombre, otrora gendarme, que habría abusado de la endeblez de las monjas ancianas para malversar dinero de la comunidad.

"Todo esto no es más que una mentira", aseguran las dos religiosas.