•  |
  •  |
  • END

TOKIO / AFP
Un japonés armado con un cuchillo mató el domingo a siete personas e hirió a una docena, provocando una tragedia en un popular barrio del centro de Tokio, informaron la Policía y los medios de comunicación.

El agresor, un hombre de 25 años, oriundo de Shizuoka (centro de Japón), declaró a la Policía que estaba “cansado de vivir”.

Todo comenzó después de que el hombre se bajara del camión que conducía cerca de la estación de Akihabara, un barrio de negocios de electrónica y juegos de video, barrio muy concurrido de la capital japonesa, y empezara a apuñalar al azar a los transeúntes, informó a la AFP un responsable del departamento de bomberos.

Según las agencias de prensa japonesas Jiji y Kyodo, siete personas murieron en esta agresión --seis hombres de 19, 20, 29, 33, 47 y 74 años, y una mujer de 21--, hecho extremadamente raro en Tokio, una ciudad famosa por su seguridad.

Foto de un curioso
Una foto tomada en el momento, muestra al sospechoso, Tomohiro Kato, con sangre en el rostro, rodeado por tres policías. Llevaba gafas de montura fina, una caqueta clara, una camiseta negra y zapatillas. “Vine a (barrio de) Akihabara para matar a gente. Poco importa a quién”, dijo a los policías, según la agencia Jiji.

Un testigo declaró que el agresor gritaba frases incoherentes mientras hundía el cuchillo en el cuerpo de los transeúntes. “Vi un hombre tirado en la calle. Había sido apuñalado en el pecho y sangraba abundantemente. Había perdido el conocimiento”, dijo una mujer a la televisión pública NHK.

El barrio Akihabara se ha vuelto en los últimos años el paraíso de la contracultura japonesa. Además de almacenes que proponen novedades en materia electrónica, juegos de video y mangas, Akihabara alberga también un museo dedicado a dibujos japoneses y cafés, cuyas meseras están vestidas como sirvientas o heroínas de juegos de video.

Las cadenas de televisión mostraron el camión blanco Isuzu del agresor, con el parabrisas destrozado, abandonado en el lugar de la matanza, mientras que las ambulancias con sus estridentes sirenas se dirigían hacia Akihabara o salían de allí con los heridos.

Aniversario de otro crimen espeluznante
Este ataque coincide con el aniversario de uno de los crímenes más horribles del Japón contemporáneo: la matanza de ocho niños en una escuela primaria en 2001. Mamoru Takuma, que odiaba a los niños de las elites, apuñaló a ocho escolares.

Cuando se dio el veredicto, el juez calificó este asesinato como “uno de los crímenes más abominables en la historia de Japón”. Takuma fue ahorcado en 2004 a los 40 años. El ataque contra la escuela afectó a la población que se preciaba hasta entonces de vivir en un país que tiene seguridad casi total.

Pero Takuma se convirtió en objeto de fascinación mórbida para algunos japoneses.