•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

América Latina se encuentra en mejores condiciones para enfrentar un deterioro de la economía mundial, aunque no está inmune a riesgos debido a una futura reducción de las remesas, las exportaciones y los precios de productos básicos, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

"América Latina y el Caribe son menos vulnerables que antes a los shocks externos", dijo la CEPAL en un informe sobre la coyuntura económica divulgado durante su reunión bienal que se desarrolla desde el lunes en la capital dominicana.

Según el organismo, la mayoría de los países cuentan con superávit en la cuenta corriente de balanza de pagos, derivado del aumento de las exportaciones y de las remesas, que les permitirá cubrir sus necesidades de divisas y tener un gasto fiscal relativamente controlado.

La holgura de las cuentas externas permitió además a la mayoría de los países latinoamericanos disminuir la deuda externa, salvo algunos países del Caribe, e incrementar al mismo tiempo las reservas internacionales.

No obstante, el escenario plantea también riesgos para América Latina, según la CEPAL.

Uno de los posibles impactos de la desaceleración de la economía de Estados Unidos es la reducción de las remesas enviadas por los emigrantes latinoamericanos.

A principios de 2008 y por primera vez desde 2001, se registró una disminución de los montos de dinero enviados a la región.

En 2006, el monto total de remesas alcanzó los 60.000 millones de dólares. No hay datos de 2007.

Las exportaciones, especialmente de manufacturas, que representan el 45% del total exportado, caerán como consecuencia de la disminución del nivel de actividad de los países industrializados. Especialmente afectados se verán México y los estados centroamericanos.

Se prevé además una caída de los precios de productos básicos que, en contraste, afectaría principalmente a América del Sur, por una esperada disminución del crecimiento en China.

La CEPAL estimó asimismo que en 2008 la región crecerá en promedio un 4,7%, un punto menos que en 2007. Para 2009 se prevé una expansión por debajo del 4%, lo cual constituirá su nivel más bajo en seis años.