•  |
  •  |
  • AFP

El director gerente del Banco Mundial, Juan José Daboub, advirtió sobre el peligro que corren unos 800.000 centroamericanos de engrosar los altos índices de pobreza debido al incremento de los precios de alimentos.

El directivo del organismo mundial aseguró que ello significa un retroceso de siete años en la lucha contra ese flagelo en la región y pondrá mayor presión a las finanzas públicas y la gobernabilidad.

De acuerdo con Daboub, el "tema de los alimentos es importante en Centroamérica, en donde entre el 15 y 22% de la población (unos 35 millones de personas) vive con menos de un dólar al día".

"Además, al ser importadores de alimentos y de insumos como el petróleo, los países de la región podrían verse más afectados que los del resto de América Latina", advirtió Daboub en un comunicado, tras concluir una visita de dos días en Guatemala, el martes por la noche.

Según el funcionario, "entre las alternativas en el corto plazo que existen para mitigar la crisis está el orientar la ayuda a la población más afectada por medio de programas sociales, así como fomentar el desarrollo de la agricultura local en el mediano plazo".

"Estamos preparados para responder de manera más ágil a las necesidades de los países de renta media que, como Guatemala, enfrentan un entorno difícil por petróleo, alimentos e inseguridad. Estamos caminando juntos en el desarrollo y en la creación de oportunidades para todos", agregó.

Recientemente, el Banco Mundial aprobó un fondo de 1.200 millones de dólares para mitigar la crisis a nivel global, de los que 200 millones serán destinados a donaciones a los países más pobres, dijo el experto.