Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Colombia / AFP
El presidente colombiano, Álvaro Uribe, y la ex legisladora Yedis Medina, se trenzaron en una guerra de desmentidos sobre las supuestas prebendas que según ella el gobierno le ofreció para votar en favor de una reforma Constitucional que permitió la reelección del mandatario.

Entre el lunes y este miércoles la Presidencia de la República ha divulgado tres comunicados a la opinión pública negando las denuncias de la ex diputada y acusándola de estar mintiendo.

Por su parte Medina, quien se encuentra en prisión, respondió el martes a través de una declaración reafirmando sus denuncias y negando las acusaciones del mandatario.

Según Uribe, Medina intentó un “chantaje” y además “presionó” para obtener un contrato con la estatal Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol), que según el presidente fue rechazada “tajantemente”.

Además, Uribe, en un tercer comunicado divulgado la noche del miércoles, aseguró “bajo juramento” que Medina se comunicó telefónicamente con uno de sus hijos para decirle que tenía que hablar con el mandatario “porque iba a pasar algo muy grave”.

La ex legisladora respondió que “jamás he hablado con algún miembro de su familia”, al tiempo que le pidió a Uribe que “reconozca que sí se reunió conmigo”.

A principios de abril, Medina denunció que funcionarios del gobierno de Uribe, con su conocimiento, le ofrecieron prebendas burocráticas para que votara a favor en 2005 una reforma Constitucional propuesta por el Ejecutivo que le permitió a Uribe presentarse a la reelección.

Tras esa denuncia, la Corte Suprema de Justicia inició una investigación que llevó a condenar a la ex congresista por el delito de cohecho, en tanto que por el caso el presidente Uribe es investigado por la Cámara de Representantes del Congreso.

Uribe pidió a la Cámara tomar en cuenta esos elementos para saber si “estamos en presencia de una coartada, probablemente estimulada también por terceros, con el sólo propósito de hacer daño al gobierno”.