•  |
  •  |
  • END

MADRID / AFP

La huelga del sector del transporte en España y Portugal en protesta por el alto precio del carburante se mantuvo ayer miércoles con incidentes, y empezaba a provocar desabastecimiento en varios puntos de la península, además de paralizar la industria del automóvil en España.

En el aeropuerto de Lisboa los aviones dejaron de abastecerse de carburante a excepción de los vuelos prioritarios, mientras que en la región de Lisboa y en el noreste de España se transportó el gasóleo con escolta policial.

Después de dos días de huelga y cortes de carreteras, el tráfico recuperó la normalidad en la frontera entre Francia y España en el paso de Le Perthus, ya que los camioneros franceses en huelga levantaron los piquetes y los españoles fueron desalojados por la Policía y desbloquearon 4,000 vehículos.

En el otro punto fronterizo conflictivo, entre Irún y Biriatou (País Vasco), continuaban los cortes.

Varias cadenas de supermercados portugueses manifestaron su preocupación por la penuria de productos frescos, sobre todo la leche.

En España, donde los cortes de carreteras seguían provocando atascos en las entradas de las grandes ciudades, los principales mercados mayoristas ya no recibían alimentos frescos.

La leche, los huevos, la carne fresca y el pescado empiezan a faltar en algunos supermercados, mientras que las frutas y verduras datan del fin de semana.


Pérdidas de 24 millones de euros diarios
La situación se agravó porque muchos consumidores se lanzaron a comprar a los supermercados por miedo a que la huelga les deje sin existencias. También falta gasolina en Cataluña y las farmacias de Madrid avisaron de posible desabastecimiento.

Según la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Fruta, las pérdidas por la huelga se elevan a 24 millones de euros al día desde el lunes.

En Galicia (noroeste), muchas explotaciones se vieron obligadas a tirar la leche debido a que los piquetes no dejaron circular a los camiones.

Pero la huelga afectaba sobre todo a las fábricas de automóviles, que están parcialmente paralizadas debido a la falta de suministro de piezas.

Otros países europeos pueden verse afectados porque no les llegan las autopartes fabricadas en España y en Bélgica dos plantas pararán el jueves.

El ministro español de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, advirtió que el gobierno “actuará con la mayor firmeza” contra los piquetes, y prometió garantizar el abastecimiento de alimentos de primera necesidad y de autopartes.


Trabajador quemado
La huelga se cumple con incidentes en España y Portugal, donde el martes murieron atropellados dos camioneros que participaban en piquetes para obligar al cumplimiento del paro.

En España otro trabajador resultó con quemaduras graves la noche del miércoles cerca de Alicante (sureste) cuando dormía en su camión, que fue incendiado.