•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Fosas comunes halladas en una remota comarca del sudeste de Perú podrían contener los restos de más de 400 personas asesinadas por el ejército y la guerrilla maoísta Sendero Luminoso en 1984 durante la guerra interna del país, informó el jueves a la AFP un abogado de las víctimas.

Hasta ahora tras excavarse en dos fosas a fines de mayo se han encontrado 60 restos óseos de 120 campesinos muertos hace más de dos décadas en la comunidad de Putis, en el departamento surandino de Ayacucho, en una masacre atribuida al ejército.

"Es muy posible que los muertos lleguen a 420 y que las fosas lleguen a 14, lo que hace pensar que las cifras iniciales resulten pequeñas en la medida en que se recabe más información de parte de testigos y familiares", dijo el abogado Norberto Lamilla, de la Asociación Paz y Esperanza.

Las autoridades judiciales han determinado hasta el momento la ubicación de cinco de estos entierros que serán removidos hasta fines de este mes.

Los testimonios sobre la existencia de las 14 fosas están sustentadas en documentos presentadas por Gerardo Fernández Mendoza, presidente de la Asociación de Víctimas de la Violencia Política de Putis.

"Esos documentos tienen precisiones como los nombres de 420 personas, sus edades, lugares de los entierros clandestinos, la forma en que fueron asesinados, así como fechas de las matanzas, por lo tanto yo daría absoluta fe a esta información", precisó Lamilla.

De acuerdo a los testimonios recogidos hasta ahora, de las 14 fosas, diez corresponderían a ejecuciones colectivas perpetradas por el ejército, mientras que las restantes cuatro serían obra de Sendero Luminoso y de las rondas campesinas, nombre que identificaban a los comités de autodefensa civil.

Todas las matanzas al parecer se produjeron entre septiembre de 1984 y agosto de 1985, en tiempos del mandatario Fernando Belaunde y el inicio del primer gobierno (1985-1990) del actual presidente Alan García.

"Queda claro que la política que aplicó el ejército en esa zona fue de exterminio de toda la población, pues no se explica cómo mataron a niños y ancianos que son totalmente indefensos en un proceso de guerra interna", aseveró Lamilla.

Este proceder militar se unía al de Sendero Luminoso cuyo discurso era rechazado por los campesinos andinos, lo que llevó a la agrupación armada a matar al campesinado, agregó.

"Lo que hizo Sendero fue desplazar a las poblaciones para que no tengan contacto con el ejército, por su parte el ejército creía que las poblaciones sacadas a la fuerza se habían alineado con los senderistas, entonces bajo este supuesto falso todos resultaban siendo senderistas y los mataban", puntualizó.

El conflicto interno que azotó a Perú en las dos últimas décadas dejó un balance de 70.000 muertos y desaparecidos, según cifras oficiales.