•  |
  •  |
  • END

CEDAR RAPIDS / AFP

La población ribereña de Cedar Rapids en el estado norteamericano de Iowa fue cubierta ayer viernes por las aguas, obligando a los pobladores a abandonar sus viviendas en medio de una catástrofe de inundaciones en la región que ya causó 15 muertes.

La irrupción de las aguas fue incontenible a pesar de los sacos de arena y de los diques con que se intentó contener su avance sobre el poblado.

“Estamos luchando contra la inundación desde hace diez días”, dijo Bret Voorhees, portavoz de la administración de seguridad y emergencia de Iowa.

El funcionario habló de quince muertos y de millares de personas sin hogar desde el comienzo de las tormentas el 25 de mayo en Iowa, cuando un tornado fue seguido por lluvias que no cesaron desde entonces.

Entre las víctimas figuran cuatro adolescentes muertos el miércoles por un tornado en un campamento de exploradores en el oeste de Iowa.


Nueve ríos sobrepasados
“Nueve de nuestros principales ríos están en niveles récord”, dijo el funcionario a la AFP. Diez municipios de Iowa recibieron órdenes de evacuación y otros 83 fueron declarados zonas federales de catástrofe.

Los edificios públicos de Cedar Rapids, principalmente la alcaldía y la biblioteca, fueron invadidos por las aguas, que arrastraron por las ventanas muebles y documentos.

El hospital fue evacuado, así como la cárcel, donde los presos tuvieron tiempo apenas para ser transferidos con sus colchones pocas horas antes de que el agua invadiera las celdas.


Esperan nuevas tormentas
“Prevemos que una crecida sin precedentes en un siglo o más, está a punto de ocurrir”, comentó la alcaldesa de Cedar Rapids, Regenia Bailey, vaticinando un aumento aún mayor en el nivel de las aguas.

La guardia nacional fue llamada para ayudar a un cuerpo de voluntarios a intentar contener la subida de las aguas, principalmente con sacos de arena, una idea que hasta ahora no ha tenido éxito.