Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

KANDAHAR, AFGANISTAN / AP

Milicianos atacaron ayer viernes con cohetes la principal prisión de la ciudad, mientras un atacante suicida hizo detonar un automóvil cargado de explosivos, para que los prisioneros pudieran escapar, dijeron las autoridades afganas.

El ministro de Justicia Sarwar Danish dijo que un atacante suicida hizo estallar el coche bomba frente a las puertas de la prisión de la ciudad del sur del país.

Danish dijo que no sabía de inmediato cuántos prisioneros pudieron haber escapado, pero un funcionario de la prisión, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado para hablar en público, dijo que la mayoría de los presos escaparon.

En la prisión hay delincuentes comunes, pero también milicianos talibanes que luchan contra las fuerzas de la OTAN y contra el gobierno afgano.

Fuentes de la Fuerza Internacional para Ayuda de Seguridad de la OTAN dijeron que estaban enterados del ataque, pero que no tenían detalles aún.

El mes pasado, unos 200 sospechosos talibanes retenidos en la prisión de Kandahar acabaron una huelga de hambre de una semana después que una comisión parlamentaria prometió que revisaría sus casos.

El legislador Habibullah Jan dijo que algunos de los huelguistas de hambre estaban detenidos desde hacía más de dos años, sin haber sido llevados a un juicio todavía. Otros recibieron penas largas en prisión después de juicios breves.

Jan agregó que 47 de los prisioneros se habían cosido los labios durante la huelga de hambre de mayo.

Kandahar --un ex bastión del Talibán y la segunda ciudad más de Afganistán-- ha sido sitio de batallas feroces entre las fuerzas de la OTAN, principalmente de Canadá y Estados Unidos, y extremistas talibanes durante los últimos dos años.