•  |
  •  |
  • END

Kurihara, Japón /AFP
Un violento sismo dejó este sábado seis muertos, 65 heridos y 12 desaparecidos en el norte de Japón y causó deslizamientos de tierras y daños en las carreteras, de acuerdo con informes oficiales.

El temblor, de magnitud 7.2 en la escala abierta de Richter, también causó un escape de agua radiactiva en una central nuclear, pero la compañía administradora dijo que no representaba un peligro para la población.

El sismo se produjo a las 08H43 locales (23H43 GMT) a 10 km de profundidad, en los límites de los distritos de Iwate y Miyagi (noreste) a unos 550 km de Tokio, donde también se sintió la sacudida.

Las autoridades de Kurihara (prefectura de Miyagi) informaron del hallazgo de los cuerpos de dos de los tres obreros que quedaron sepultados bajo los escombros de una obra.

Otras cuatro personas perecieron: un pescador de 55 años arrastrado en un deslizamiento de tierras, un hombre de unos 60 años aplastado por un camión, un obrero de 48 años muerto por el golpe de una piedra desprendida de una obra en la ciudad de Oshu y un hombre que apareció muerto en la montaña, cerca de Kurihara.

Por otro lado, al menos 12 personas se encuentran desaparecidas en esta ciudad: un obrero sepultado bajo los escombros de una obra, siete personas bajo las ruinas de un hotel de fuentes termales barrido por un deslizamiento de barro y cuatro acampantes, tres de ellos extranjeros, pero cuya nacionalidad se ignora hasta el momento.

La agencia nacional de catástrofes indicó, por su parte, que había 90 heridos, mientras la prensa señalaba más de un centenar.

Cerca de 29,000 casas en torno al epicentro del temblor se quedaron sin electricidad.

Al terremoto principal le siguieron alrededor de un centenar de sacudidas.

Por otro lado, la empresa gestora de una central nuclear en la zona afectada por el sismo reconoció que la sacudida causó una pequeña pérdida de agua radiactiva en sus instalaciones, pero precisó que no representaba peligro para la población.

La empresa Tokyo Electric Power Co. señaló la pérdida de 14.8 litros de agua de un depósito donde se había almacenado equipos radioactivos en el reactor número dos de la central de Fukushima, al norte del distrito del mismo nombre.

“Pero el nivel de radiactividad del agua es considerablemente inferior del que podría afectar potencialmente al medio ambiente”, dijo un portavoz de la compañía al añadir que el reactor sigue en actividad.

Situado en la confluencia de cuatro placas tectónicas, Japón registra el 20% de los terremotos del planeta.

Según un estudio publicado por el gobierno japonés en 2006, un terremoto de magnitud 7.3 en Tokio podría matar a 4,700 personas, dañar 440,000 edificios y dejar a miles de personas encerradas en los ascensores.

El último gran temblor que sufrió la capital japonesa se produjo en 1923, y causó 142,807 víctimas, entre muertos y desaparecidos.