•   Seul, Corea del Sur  |
  •  |
  •  |
  • AP

El presidente surcoreano se comprometió el domingo a no comprar carne estadounidense de ganado viejo, con la esperanza de aplacar a la ciudadanía, molesta por la decisión del gobierno de reanudar las importaciones de carne norteamericana.

El presidente Li Myung-bak hizo las declaraciones en momentos en que el jefe de la delegación comercial surcoreana iniciaba conversaciones en Washington con el objeto de resolver la disputa sobre la reanudación del envío de cargamentos de carne estadounidense.

''La posición del gobierno es firme en cuanto a que la carne de ganado bovino mayor de 30 meses no será traída a Corea del Sur en ningún caso'', destacó el presidente Li Myung-bak en una reunión con un líder de la oposición.

Se cree que la carne del ganado viejo tiene mayores probabilidades de portar la encefalopatía bovina, conocida como el mal de la vaca loca.

Li afirmó que había recibido una reacción positiva de Estados Unidos sobre las medidas de la industria cárnica estadounidense, que dijo que no enviará voluntariamente carne de ganado mayor de los 30 meses.

Decenas de miles de personas han protestado en Seúl en semanas recientes, exigiendo que se renegocie el acuerdo de importación de carne y que renuncie el presidente.

El domingo por la noche unos 2.000 manifestantes se congregaron cerca del municipio y avanzaron hacia el centro de Seúl.