•  |
  •  |
  • END

CEDAR RAPIDS / AFP
Los pronósticos meteorológicos anunciaron más lluvia para el estado de Iowa este domingo, donde las inundaciones obligaron a evacuar a decenas de miles de personas y las autoridades luchan por contener las aguas.

La ciudad de Cedar Rapids, la más golpeada por las inundaciones, donde 1,300 calles se encontraban bajo el agua y 24,000 personas fueron evacuadas, recibió ayuda el sábado.

Pero el agua se dirigía rápidamente a Iowa City, donde 35 calles estaban inundadas y equipos de rescate ponían sacos de arena en botes y vehículos del Ejército para reforzar las barricadas. Al menos 2,500 voluntarios se registraron para ayudar a contener las aguas con sacos de arenas.

Las aguas crecidas comenzaron a retirarse el domingo de esta ciudad, la segunda más importante de Iowa, mostrando “una destrucción increíble”, según un vocero de la población, en tanto otras poblaciones de Iowa están amenazadas por las crecientes de ríos.

El río Cedar descendió el domingo a 7.50 metros (24.6 pies), tras llegar el viernes a 9.48 metros (31.1 pies). “A medida que el río se retira, comenzamos a observar la increíble destrucción que dejó a su paso”, dijo Dave Koch, vocero de Cedar Rapids, donde se registraron las peores inundaciones.

El sistema de aguas municipales retornó el domingo a un 50% de su capacidad, una gran victoria luego que tres de los cuatro depósitos de agua potable de la ciudad quedaron contaminados.

La contaminación dejó sólo unos 15 millones de galones (3.8 litros) por día para una ciudad de 120,000 personas y los suburbios que dependen de su sistema sanitario.

Pat Ball, director de empresas de servicios públicos, dijo el domingo que los residentes pueden comenzar a bañarse y a usar el excusado, pero deben administrar el agua con cuidado.

Unos 24 kilómetros cuadrados (9.2 millas cuadradas), o 1,300 cuadras, quedaron inundadas en Cedar Rapids, informó Koch. Los primeros cálculos señalan que hubo pérdidas por 736 millones de dólares, señaló.

Las inundaciones también dañaron gravemente la cosecha de maíz en Iowa, principal estado maicero de Estados Unidos, y otras partes de la región central del país, en una época en que los precios del maíz se están yendo por las nubes y la escasez de alimentos ha causado disturbios en algunos países pobres.

Pero las autoridades dijeron que es aún demasiado temprano para estimar el costo de los daños a las cosechas.

Al menos 16 personas han muerto en Iowa y otras miles resultaron damnificadas desde el inicio de los desastres meteorológicos el 25 de mayo, cuando pasó por el estado un tornado seguido de lluvias torrenciales.

Graves inundaciones en Iowa, así como en partes de otros estados del centro del país, como Dakota del Sur, Minnesota, Wisconsin, Nebraska, Illinois, Indiana, Kansas, Oklahoma y Arkansas, dejaron 20 muertos en tres semanas y dañaron un importante porcentaje de cultivos en una zona conocida como el “cinturón del maíz”.