•  |
  •  |
  • END

Varios líderes de la Unión Europea (UE) calificaron este viernes de desproporcionada la reacción del presidente venezolano, Hugo Chávez, a la nueva ley europea contra la inmigración ilegal, considerando que es fruto del desconocimiento y la precipitación.

Chávez amenazó el jueves con no enviar más petróleo y con retirar las inversiones de los países europeos que decidan aplicar una ley sobre la expulsión de indocumentados aprobada el miércoles por el Europarlamento.

“Quizá lo que convenga es explicarle exactamente al presidente de Venezuela en qué consiste esa directiva”, afirmó el viernes el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, al término de una cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de los 27 en Bruselas.

Al considerar que Chávez desconoce las implicaciones de la directiva, Rodríguez Zapatero afirmó: “No tengan ninguna duda de que se la explicaremos para que, por supuesto, no haya ninguna reacción”.

“El ministro español de Asuntos Exteriores (Miguel Ángel Moratinos) lo hará si es necesario para que la relación de Europa con todos los países latinoamericanos siga siendo positiva”, agregó el jefe del gobierno español.

Otro español, el Alto Representante de la UE para la Política Exterior Javier Solana, calificó de “desproporcionada” la amenaza de Chávez.

No se impresionaron
“A mi juicio es totalmente desproporcionada”, afirmó.

El primer ministro de Eslovenia, Janez Jansa, cuyo país preside la Unión Europea hasta finales de mes, se expresó en la misma línea.

“Las primeras reacciones son quizás exageradas, quizá vienen de no entender lo que esto significa. Alguien quizá leyó un artículo en los diarios y no entendió realmente qué tipo de amenazas puede o no ser esto”, afirmó Jansa.

La amenaza de Chávez relativa al suministro de petróleo no pareció impresionar a los responsables europeos.

“Como es bien sabido, se da la paradoja de que Venezuela abastece principalmente de petróleo a Estados Unidos, así que si deciden bloquearnos el suministro, no representaría un gran cambio para nosotros”, señaló el ministro checo de Relaciones Exteriores, Karel Schwarzenberg.

Según las últimas cifras disponibles de la Comisión Europea, la parte del petróleo venezolano en la totalidad de importaciones de la Unión Europea representaba solamente un 0,9% en 2005.

Chávez también aseguró que del mismo modo que Europa decide devolver a sus países de origen a los indocumentados, Venezuela podría decidir “el retorno de las inversiones europeas”.

España tiene importantes inversiones en Venezuela, donde cuenta con una presencia en los sectores bancario, energético, de hostelería, gestión del agua, eléctrico y editorial, según datos de la Oficina Económica y Comercial de España en Caracas.

Las nuevas reglas aprobadas por el Europarlamento contra la inmigración ilegal incluyen un máximo de detención de 18 meses antes de la expulsión y una prohibición durante cinco años de volver a entrar en Europa. La directiva europea podría entrar en aplicación en 2010.