Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Una demanda federal que emplea una estrategia novedosa para combatir el derecho de un propietario a rentarle a indocumentados está azuzando las tensiones que llevan años incrementándose en esta ciudad al sur de Newark. Un grupo que se opone a la inmigración sin papeles demandó este mes a una compañía que administra propiedades en Plainfield, para evitar que los propietarios de viviendas se las renten a inmigrantes sin documentos de residencia legal.

El grupo antiindocumentados trata de establecer un precedente legal: el empleo de una legislación creada originalmente para combatir a la mafia.

La demanda argumenta que la compañía tiene tantos inquilinos indocumentados en sus edificios que ello equivale a proporcionar albergue a personas buscadas por las autoridades, y los tribunales deberían considerarlo como una iniciativa criminal que alienta la inmigración ilegal.

La demanda fue presentada por el Instituto para la Ley de Reforma Migratoria --el brazo legal de la Federación para una Reforma Estadounidense de Inmigración-- contra Connolly Properties, a nombre de un ex empleado de Connolly y dos inquilinos con ciudadanía de Estados Unidos.

Algunos inquilinos argumentan que se les rentaron apartamentos en edificios ocupados por inmigrantes ilegales, que tenían tanto miedo sobre su estatus legal en el país, que nunca se quejaban de la situación desastrosa de la construcción, de acuerdo con Mike Hethmon, abogado del grupo que presentó la demanda.