•  |
  •  |
  • AFP

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, abogó el lunes por la creación de un Estado palestino y el cese de la colonización en un discurso ante el parlamento israelí, donde reiteró todo su apoyo a Israel.

En Jerusalén, en el segundo día de su visita de Estado, frente a un parlamento (Knesset) abarrotado, Sarkozy planteó las condiciones que a su entender son necesarias para impulsar "la esperanza de paz" nacida en 2007 en la conferencia de Annapolis (Estados Unidos), y que actualmente se encuentra en un punto muerto.

"Como todos los pueblos, el pueblo israelí tiene derecho a vivir con seguridad dentro de fronteras reconocidas y garantizadas (...). Francia no transigirá jamás con la seguridad de Israel", declaró Sarkozy.

Irán con armas es inaceptable

En este sentido, reiteró, bajo los aplausos de los diputados, que un Irán dotado de armas nucleares era "inaceptable" y aseguró que Francia estaría siempre ahí para "cortar el paso" a aquellos que piden la destrucción de Israel, refiriéndose a las amenazas reiteradas del presidente Mahmud Ahmadinejad.

"Pero debemos la verdad a nuestros amigos. La verdad es que la seguridad de Israel no estará verdaderamente garantizada hasta que a su lado veamos por fin un Estado palestino independiente, moderno, democrático y viable", agregó Sarkozy, quien volvió a expresar su "amistad" y "respeto" por Israel.

"No puede haber paz sin el cese de la colonización" en Cisjordania, añadió.

La continuación de la colonización, principalmente en Jerusalén Oriental, que Israel quiere mantener bajo su soberanía en el marco de un eventual acuerdo con los palestinos, constituye el principal obstáculo para el proceso de paz.

"No puede haber paz si los palestinos no combaten ellos mismos el terrorismo (...), no puede haber paz sin el reconocimiento de Jerusalén como capital de dos Estados", sostuvo Sarkozy.

Convencido de que "la paz es posible", el presidente francés llamó a israelíes y palestinos a tomar iniciativas y, a falta de una semana para que él mismo tome el timón de la presidencia semestral de la Unión Europea, UE, les propuso la contribución de Francia y de Europa.

"Deben saber que pueden contar con Europa para ayudarles a dirigirse hacia un acuerdo final", subrayó.

Los dirigentes israelíes no han reaccionado públicamente al discurso de Sarkozy. "Ningún diputado ha salido del hemiciclo cuando el presidente habló de la congelación de la colonización", destacaron fuentes de su entorno, recordando que sí había sucedido cuando el ex presidente francés François Mitterrand defendió ante la Knesset en 1982 la creación de un Estado palestino.

Discurso de Sarkozy bien recibido

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, acogió favorablemente el discurso de Sarkozy, con quien se reunirá el martes en la ciudad cisjordana de Belén, en el último día de visita del presidente francés.

"Las posiciones expresadas por el presidente Sarkozy reflejan el apoyo francés a la causa palestina para lograr una solución de paz en la región", según su portavoz Nabil Abu Rudeina.

Atento a guardar un equilibrio estricto entre israelíes y palestinos, Sarkozy recibió a una decena de personalidades palestinas de Jerusalén Oriental, y a los padres del soldado franco-israelí Gilad Shalit, secuestrado en el 2006 por un comando palestino en los límites de la franja de Gaza.

"Hay que liberar a Gilad", dijo en Jerusalén. "No se construirá la paz así, reteniendo a rehenes. Vamos a multiplicar las iniciativas para obtener su liberación", agregó.

Prometió además que la justicia francesa castigaría "severamente" a los agresores de un joven judío en París, y afirmó que "el antisemitismo es una mancha en la bandera tricolor".

El jefe del Estado francés y su esposa Carla concluirán la jornada con una cena ofrecida por el presidente israelí Shimon Peres.