•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La agencia Anncol, cercana a la guerrilla de las FARC, dejó entrever la posibilidad de que ese grupo pueda aceptar una negociación con el gobierno colombiano, en un texto divulgado este jueves en su página en internet, tras el rescate de 15 rehenes de ese grupo.

"Definitivamente el futuro de Colombia no puede ser la guerra civil. Llamamos a la cordura y a abrir espacios de paz", señala el texto de Anncol.

Igualmente la agencia invita a los rebeldes "a no echar en saco roto una oportunidad histórica" de una negociación que "nos lleve a una salida política al conflicto (...), a pesar de que en la administración de Bogotá no se puede confiar".

Hasta ahora las marxistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) no se han pronunciado sobre el operativo en que el Ejército logró el miércoles el rescate de 15 rehenes, entre ellos la colombo-francesa Ingrid Betancourt y los estadounidenses Thomas Howes, Marc Gonsalves y Keith Stansell.

"Es necesario en estos momentos llamar a la oligarquía colombiana a no embriagarse falsamente con un triunfo, que en ningún momento es de ellos y creer que pueden imponer lo que se les antoje al pueblo colombiano", agrega el texto.

Igualmente la agencia, que suele transmitir los comunicados del grupo rebelde y comentarios de la dirigencia de las FARC, señala que "deja un ligero sabor a duda el papel de los países amigos en esta operación militar con asalto a la confianza de una de las partes".

Anncol recordó que el fin de semana los medios y el gobierno colombianos difundieron la versión sobre la llegada a Colombia de delegados de Francia y Suiza que intentaban contactar al jefe de esa guerrilla, Alfonso Cano, para buscar la liberación de los rehenes.

La agencia señala que hasta ahora esos "países amigos de Colombia no precisaron si era cierto o un 'bluff'".

El operativo realizado por el Ejército colombiano consistió en engañar a los rebeldes que custodiaban a los rehenes para que los entregaran en un helicóptero a una comisión de guerrilleros y delegados internacionales, supuestamente para llevarlos al campamento de Cano.