•  |
  •  |
  • END

La Casa Blanca admitió ayer jueves que Estados Unidos participó en la planificación de la operación colombiana que culminó con el espectacular rescate de 15 rehenes de manos de la guerrilla, aunque un funcionario del Departamento de Estado dijo que “a Colombia se le debe toda la gloria de esta victoria”.

“Estuvimos al tanto de la operación en sus etapas de planificación, de manera que la conocíamos bien”, dijo la portavoz del presidente George W. Bush, Dana Perino.

Indicó que desde que los tres estadounidenses fueron capturados hace cinco años por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Washington ha estado en coordinación con Bogotá “a fin de tratar de liberarlos, pero tenía que hacerse de forma que se garantizara la seguridad de las personas y también disponiendo de una inteligencia operativa para ubicarlos y rescatarlos a salvo”.

“Entonces, el rescate ha estado en planificación por largo tiempo”, dijo Perino en un diálogo con reporteros. “Hemos estado trabajando con ellos por largo tiempo”.

Detalles de la operación fueron de conocimiento anticipado de algunos miembros del Congreso, que lo dejaron entrever en sus mensajes de felicitación al presidente Álvaro Uribe.

Silvestre Reyes, Presidente del Comité Selecto Permanente de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo que en sus tres viajes a Colombia dio su apoyo a “nuestros militares y esfuerzos de inteligencia en la región” para reunir a los rehenes con sus familias. La corporación Northrop Grumman, uno de los mayores fabricantes de armas del mundo para la cual trabajaban los tres estadounidenses liberados, agradeció por igual “los extraordinarios esfuerzos de los gobiernos de Colombia y Estados Unidos” en la liberación de Marc Gonsalves, Thomas Howes y Keith Stansell, quienes ya volvieron a Estados Unidos.

Shannon reafirma
El subsecretario de Estado, Thomas A. Shannon, dijo que si bien Estados Unidos y Colombia tienen una “muy estrecha cooperación” militar, Jaque fue “una operación colombiana”.

“A Colombia se le debe toda la gloria de esta victoria”, dijo Shannon, a cargo de los asuntos del Hemisferio Occidental, aunque admitiendo que Estados Unidos se mantuvo “en una posición de apoyar” el desarrollo de operación.