•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AP

La rehén rescatada Ingrid Betancourt fue recibida en Francia con honores dignos de un jefe de estado después de seis años de ser secuestrada por guerrilleros en la jungla colombiana.

Betancourt dijo que durante su cautiverio lloró ''mucho a causa del dolor y la indignación''. Hoy, sin embargo, ''lloro de alegría'', dijo la antigua rehén.

El presidente francés Nicolás Sarzkozy y la primera dama Carla Bruni-Sarkozy recibieron a la política franco-colombiana con besos, abrazos y muchas sonrisas en la base de aviación Villacoublay, en el suroeste de París. La llegada de Betancourt fue emitida en directo por la televisión francesa.

Los hijos de Betancourt y otros familiares también descendieron del avión del gobierno francés y se unieron a su madre y el presidente y su mujer. Todo el grupo atenderá después una fiesta en el palacio presidencial.

Betancourt era candidata a la presidencia de Colombia cuando fue secuestrada en el 2002. Su cautiverio provocó mucha preocupación en Francia, donde creció y donde viven sus hijos. Su liberación el miércoles por el ejército colombiano provocó celebraciones en todo el país.

El Vaticano reaccionó con la misma efusividad a la liberación de la política, anunciando que el papa Benedicto XVI recibirá a la rehén rescatada apenas su agenda se lo permita.

El Papa envió un telegrama a Betancourt para expresar su felicidad de que la rescataran de manos de la guerrilla FARC apenas recibió la noticia, dijo el Vaticano en un comunicado.

Dijo que su ''deseo comprensible y noble'' de ser recibida por Benedicto será satisfecho apenas la agenda del pontífice lo permita. El Papa se encuentra en su palacio de verano en las afueras de Roma y prevé viajar a Australia el 12 de julio.

Benedicto recibió a la madre de Betancourt en el Vaticano en febrero.