•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • AP

Agrupaciones de jóvenes afrodescendientes crearon una red centroamericana con la cual buscarán más espacios políticos y reconocimiento a su identidad y cultura, con apoyo de organizaciones no gubernamentales.

''Con frecuencia los jóvenes afrocentroamericanos sufren una doble exclusión por su procedencia étnica y por ser jóvenes, lo que les dificulta acceder a educación, al mercado laboral y a los espacios de toma de decisiones'', explicó el viernes a la AP Jonas Rüger, asistente de Relaciones Externas de la Fundación para la Paz y la Democracia (Funpadem).

La entidad, junto a la Organización Negra Centroamericana (ONECA) y el Centro de la Mujer Panameña, auspició a fines de junio un encuentro a 80 representantes de grupos de la región en Panamá, donde analizaron los resultados de siete talleres celebrados previamente en cada nación.

''Tenemos mucho trabajo que hacer pero estamos trabajando juntos'', manifestó Hendell Bent Mahony, quien participó del evento como parte de la delegación costarricense.

Una de las conclusiones más importantes fue la necesidad de elaborar una red de coordinación regional, así como el fortalecimiento de capacidades de autoorganización de manera que puedan tomar participar con grupos como la ONECA.

''Hemos sido víctimas de discriminación por cuestiones de racismo, por cuestiones de género. El problema no es falta de reconocimiento legal; todos los gobiernos han firmado tratados internacionales de igualdad y equidad, pero no se respetan'', agregó Mahony en un documento divulgado por Funpadem.

Para Sheyla Howard, de Nicaragua, también la inseguridad sobre las propias raíces y la falta de autoestima los obstaculizan a oponerse exitosamente a su marginación.

''No tenemos información de quienes somos, de donde venimos'', explicó Howard.

Wendy Yuleida Martínez, una garífuna hondureña, destacó que ''tenemos que apoderarnos de la historia de nuestros pueblos''.

Artur Samuels, coordinador de investigación de ONECA, destacó que en Guatemala, Honduras y Nicaragua las poblaciones afrodescendientes todavía se mantiene concentradas en comunidades de las costas atlánticas pero en Panamá y Costa Rica ese patrón ya no corresponde a la realidad.

''Dada la insuficiencia de datos demográficos, la información sobre las dimensiones y la distribución geográfica de los jóvenes entre las personas afrodescendientes es prácticamente inexistente. Por lo tanto, uno de los ejes del plan de acción es encontrar posibilidades de obtener datos de dónde, cómo y cuántos somos'', señaló.