Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

México volvió a padecer una semana de violencia que dejó siete decapitados y 11 policías asesinados, entre decenas de crímenes, y que culminó con la muerte en las últimas horas de tres menores en la capital, informaron autoridades y un diario mexicano.

Tres cuerpos decapitados y mutilados fueron hallados este viernes dentro de un coche en Culiacán, Sinaloa (noroeste), junto a una nota contra uno de los hermanos Beltrán Leyva, considerados cabecillas del dividido cártel de Sinaloa, informó en un comunicado la Procuraduría estatal.

Una hora antes una fuente de ese organismo había cifrado los descabezados en cuatro.

Los hermanos Beltrán Leyva están enfrentados con el prófugo Joaquín “El Chapo” Guzmán, jefe de la organización y narcotraficante más buscado del país, contra quien iba dirigido un mensaje hallado el miércoles junto a otros cuatro cadáveres decapitados también en Culiacán.

Según versiones periodísticas, uno de los muertos descubiertos este viernes fue identificado como José Carlos Barceló, un ex comandante policial y jefe del grupo Centauro, acusado de abusos, robos y tortura.

El gobierno de Felipe Calderón emprendió una guerra frontal contra los cárteles de la droga en diciembre de 2006, y desplegó 36 mil militares en diferentes Estados de México, entre ellos el de Sinaloa, uno de los más violentos del país.