•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AP

El presidente Alvaro Uribe desestimó el sábado las versiones que señalan que las fuerzas militares habrían pagado una recompensa para lograr el reciente rescate de los 15 rehenes, y afirmó que los que han hecho circular esa información son unos ''amargados que no conocen a Colombia''.

El mandatario hizo la declaración en alusión a una versión que difundió en la víspera una radio suiza según la cual Colombia habría pagado 20 millones de dólares por el rescate de Ingrid Betancourt, tres contratistas estadounidenses, siete militares y cuatro miembros de la policía.

''Por ahí hay unos amargados que están tratando de sacrificar esa operación porque es que esos amargados conocen a Colombia de lejos. Por allá en un frío europeo ¡qué van a saber del ingenio colombiano!'', dijo Uribe durante un consejo comunitario en el departamento centro occidental de Caldas.

''Ellos creen que el ingenio colombiano son los matones de las FARC. Hombre, algún día van a conocer a esos muchachos del Ejército que se ingeniaron esa operación'', agregó Uribe.

El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, negó el viernes la versión del pago de recompensa, y dijo que toda ''esa información es absolutamente falsa, no tiene ningún fundamento...20 millones de dólares hasta habría salido barato porque habíamos ofrecido hasta 100'' millones de dólares para aquellos insurgentes desertaran y trajeran con ellos a secuestrados.

El gobernante reiteró la felicitación a las fuerzas militares colombianas por el rescate que hicieron el 2 de julio de los 15 secuestrados, y les hizo un llamado a seguir trabajando para acabar a los grupos irregulares, y liberar a ''750 colombianos secuestrados'' que permanecen en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

''Frente a las necesidades de Colombia, todo triunfo grande es apenas un escaloncito. Por eso hay que trabajar más todos los días. Si uno se confía le pasa lo del torero que se distrae y empieza a mirar a los tendidos (al público), a pedir aplausos, (y) le pierde la cara al toro y termina empitonado (corneado)'', agregó.

Insistió en que ''no nos podemos descuidar un momento...hasta que sometamos ese infame potro del terrorismo''.