•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • AP

Barack Obama negó el sábado que intenta dejar seguir la guerra una vez que llegue a la Casa Blanca, en un intento de terminar con la especulación de que se está apartando de una promesa de retirar a las tropas combatientes en un plazo de 16 meses una vez que ocupe la presidencia.

Aunque frecuentemente se ha visto opacado por la preocupación de los electores respecto a la debilitada economía de Estados Unidos, el conflicto en Irak ha emergido como una diferencia clave entre el presunto candidato presidencial demócrata y su rival republicano John McCain.

Obama ha calificado la guerra como un error, mientras que McCain ha apoyado fuertemente mantener tropas en ese país.

Los comentarios de Obama a reporteros en su avión de campaña siguen a una controversia ocurrida a principios de la semana luego que él indicó que sus conversaciones con comandantes militares durante una próxima visita a Irak podrían afinar su promesa de retirar las tropas estadounidenses. Los republicanos recogieron esa declaración y acusaron al senador federal por Illinois de dar marcha atrás en una de las promesas centrales en su campaña a la candidatura.

Obama señaló el sábado que estaba sorprendido por la respuesta de los medios a lo que el consideraba ''una declaración bastante inocua''.

''Estoy absolutamente comprometido a terminar la guerra'', enfatizó.

El dijo el sábado que no habló incorrectamente en sus comentarios del inicio de la semana, y sugirió que los medios y los críticos leyeron en éstos un significado no intencionado.

''Me sorprendió lo finamente calibrada que fue medida cada palabra'', señaló Obama. ''No estaba diciendo nada que no hubiera dicho antes'', agregó.

Obama ha dicho siempre que su promesa de terminar la guerra requeriría la consulta con comandantes militares y, posiblemente, flexibilidad.

El senador dijo además que él y su ahora aliada Hillary Rodham Clinton planean ayudarse para recaudar dinero en una serie de eventos a realizarse la próxima semana en Nueva York.