•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • AP

El gobierno boliviano dijo el domingo que ''carece de fundamento'' la comunicación enviada por Perú a la OEA en la que se señala al presidente Evo Morales de ''continuas intromisiones'' en asuntos internos peruanos.

''Vamos a responder por vía diplomática indicando que carecen de fundamento'', dijo el domingo a la emisora gubernamental Patria Nueva el asesor de Morales para asuntos internacionales, Pablo Solón.

Morales afirmó hace una semana que Estados Unidos proyecta trasladar a Perú una base militar, lo que irritó al presidente peruano Alan García que mandó a callar a su colega boliviano al tiempo que advirtió sobre consecuencias que podrían tener las constantes críticas de Morales al gobierno de Lima.

Solón dijo que las ''preocupaciones'' de Morales sobre una eventual instalación militar estadounidense en Perú ''nacen de declaraciones del propio gobierno peruano''. Según el diplomático, Lima ''sobredimensionó su reacción''.

El canciller David Choquehuanca dijo que ''algunas personas'', a las que no identificó, buscan provocar una ruptura con Perú en declaraciones que publica el domingo el diario La Razón.

Choquehuanca dijo que la relación histórica de su país con Perú es fuerte como para que ''alguna gente'' quiera ''empeorar'' la situación.

La comunicación de la cancillería peruana al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza cierra una semana de tensiones entre La Paz y Lima. El gobierno peruano mandó a llamar a su embajador en señal de protesta por lo que consideró una ''intromisión'' de Morales en asuntos internos peruanos.

Morales dijo el jueves que no se ofrecerá disculpas a ''neoliberales'' en alusión a su colega peruano con quien mantiene una fuerte controversia en la Comunidad Andina de Naciones (CAN) de la que además son socios Ecuador y Colombia.

El gobierno boliviano se ha declarado contrario a adaptar normas de la CAN conforme el tratado de libre comercio que Lima negoció con Estados Unidos. Solón dijo que esa es la ''controversia de fondo'' entre los dos gobiernos. Morales es contrario a un acuerdo de esa índole para Bolivia.

Sobre las informaciones de que líderes sindicales peruanos críticos del gobierno de García visitaron Bolivia, el diputado oficialista César Navarro dijo a la AP el domingo que los ''encuentros con líderes sociales de Perú y de otros países de la región se han dado y se seguirán dando en el marco de un relacionamiento sindical''.

''No hay ninguna intromisión, Alan García busca crear una cortina de humo para desprestigiar un movimiento en su contra que no tiene nada que ver con nuestro gobierno'', dijo.

Solón calificó como ''surrealista'' que el gobierno peruano intente acusar a Morales de promover la protesta del 9 de julio en Perú.