•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La franco-colombiana Ingrid Betancourt, rescatada de manos de las FARC junto a otros 14 rehenes, puso en duda este domingo su participación en una marcha por los secuestrados de esa guerrilla el 20 de julio en Colombia, señalando que su familia teme un atentado.

Betancourt, liberada el miércoles por el Ejército colombiano tras seis años de cautiverio, indicó desde París que sus parientes le pidieron que no participe en la jornada y que está considerando esa solicitud.

"Me pidieron que tomara en cuenta lo que ellos me decían porque tenían derecho a opinar de mi vida luego de haber luchado durante tantos años, y que no querían que cuando ya habíamos logrado estar juntos de pronto un atentado, de pronto alguna cosa hiciera que todo lo que finalmente estábamos tocando con las manos volara en pedazos en un momento dado", dijo a radio Caracol.

"Entonces lo estoy pensando", añadió la política en el programa "Las voces del secuestro", en el que le envió un mensaje de aliento a los rehenes que siguen en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas).

Betancourt había garantizado el jueves su presencia en la marcha por la liberación de esas personas, convocada por los medios de prensa colombianos. "Estaré allí como un soldado más", había dicho la dirigente.

La jornada tendrá lugar en la fecha conmemorativa de la independencia de Colombia y pretende emular la que se realizó con idéntico objetivo el 4 febrero, día en el que al menos tres millones de personas se movilizaron en el país andino y otras 160 ciudades del mundo.