•  |
  •  |
  • END

Noel Sáez, uno de los dos emisarios a los que Francia, Suiza y España encargaron establecer contactos con las FARC para la liberación de los rehenes en Colombia, confirmó el domingo a la AFP que se había reunido con la guerrilla antes del rescate de Ingrid Betancourt.

El ex cónsul francés en Bogotá no quiso comentar las sospechas que pesan sobre el otro emisario, el suizo Jean-Pierre Gontard, a quien Bogotá acusa de haber cobrado alrededor de medio millón de dólares de la guerrilla marxista.

Sáez y Gontard llegaron el sábado 28 de junio a una “zona FARC” próxima a la frontera con Ecuador y situada a unos 400 km del lugar donde fue liberada Ingrid Betancourt durante una operación del Ejército colombiano, el pasado miércoles.

En esa zona se reunieron con “un hombre de confianza de Alfonso Cano (nuevo número uno de las FARC) a petición suya”, explicó Sáez.

Este hombre les pidió que “esperaran unos días” para obtener respuesta de Alfonso Cano a las propuestas de contenidos para un posible acuerdo sobre los rehenes.

Por considerar que se trataba de un tiempo de espera demasiado largo por motivos de seguridad, los emisarios se fueron sin respuesta y regresaron a Bogotá el 30 de junio, o sea dos días antes del inicio de la operación de liberación de Betancourt y de otros 14 rehenes, según Sáez.

Según fuentes próximas al caso, las autoridades colombianas “esperaron que los emisarios hubieran vuelto para activar la operación y evitar así represalias en su contra”.