•  |
  •  |
  • END

PARÍS / AP

La ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt pidió ayer lunes al mandatario Álvaro Uribe y a “toda Colombia” que moderen lo que llamó “su radical y extremista lenguaje de odio” contra los rebeldes que la mantuvieron cautiva durante seis años.

Betancourt, una dirigente política con la doble ciudadanía franco-colombiana que fue liberada la semana pasada junto con otros rehenes durante una operación militar, eludió preguntas acerca de su futuro, en una entrevista con una radio francesa.

En declaraciones a la revista cristiana Pelerin, Betancourt dijo que durante su cautiverio pronunció las palabras bíblicas de “bendice a tu enemigo” que finalmente operaron como “magia”.

“Lo que estoy viviendo es un milagro”, añadió.

Tomada como rehén por los rebeldes de las FARC cuando hacía campaña por la presidencia en Colombia en 2002, Betancourt aparece con una elevada popularidad en sondeos recientes, lo cuales también muestra que numerosos colombianos se sienten ajenos a la política.

“Eso hace que desee servir a Colombia con todo mi corazón, pero creo que es demasiado temprano para hablar de tales cosas”, dijo Betancourt a Radio Francia Internacional.


Elogia a Uribe
Cuando se le señaló la posibilidad de que Uribe busque un tercer mandato, Betancourt dijo “¿Por qué no?”

Betancourt elogió los esfuerzos que hizo Uribe para que fuera liberada, pero advirtió: “Uribe y no sólo Uribe, sino toda Colombia, deben corregir algunas cosas. Hemos alcanzado el punto donde debemos cambiar el vocabulario radical, extremista de odio, de palabras muy fuertes que dañan de manera íntima al ser humano”.

También el lunes, Betancourt envió un mensaje a las personas todavía cautivas en Colombia. A través del servicio en español de la RFI, dijo que los mensajes expresados por sus hijos y otros miembros de su familia la ayudaron a mantenerse viva durante el cautiverio.

En las declaraciones a Pelerin, la ex candidata calificó de “absolutamente abominable” al comandante de las FARC que la mantuvo cautiva y que fue identificado como César. Ahora encarcelado, luego de ser burlado en la operación militar, César “debe estar viviendo una pesadilla ahora”, pero en “condiciones mucho mejores que las que tuve” como rehén, señaló.

La noche del domingo, Betancourt oró en un templo con su otrora profesor y ex canciller francés Dominique de Villepin, quien realizó un intento secreto por liberarla que irritó al gobierno colombiano.

Por otra parte, el gobierno francés anunció que Betancourt recibirá la prestigiosa Legión de Honor de Francia el Día de la Bastilla, la más importante fiesta nacional, el 14 de julio.

También se dirigirá a la Asamblea Nacional, la cámara baja del parlamento francés, el miércoles.

La oficina del presidente Nicolás Sarkozy dijo el miércoles que Betancourt será condecorada el Día de la Bastilla junto con otros galardonados con la Legión de Honor.

Los simpatizantes de Betancourt en toda Francia realizaron actos diversos en demanda de su liberación durante su cautiverio a manos de rebeldes colombianos. Llegó a Francia poco después de su liberación.