•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AP

El candidato demócrata Barack Obama declaró ayer martes que las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos ''podrían muy bien ser decididas por los votantes latinos'' si la comunidad de origen hispano logra traducir su número de miembros en votos.

''Durante las marchas de inmigrantes en 2006, tuvimos un lema: 'Hoy marchamos, mañana votamos' '', dijo el senador de Illinois. ''Bueno, éste es el momento de votar''.

Obama formuló los comentarios en un discurso en la conferencia anual de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), en Washington, en la cual también participó su rival republicano, John McCain. Ésta ha sido la segunda presentación de ambos, aunque no juntos, ante una audiencia hispana en menos de dos semanas. En esta ocasión, sin embargo, y a diferencia de la primera, no hubo preguntas.

McCain, senador por Arizona, habló nuevamente de la contribución de los hispanos a la cultura, economía y seguridad de Estados Unidos y recordó que representa a un estado ''donde el español fue hablado antes que el inglés'', cuando era todavía parte de México.

Dijo que este país no sería el mismo si se le hubiera privado del ''patriotismo, trabajo y decencia de los millones de estadounidenses cuyas familias vinieron de otros países de nuestro hemisferio''.

McCain recordó que con otros colegas del Senado intentó en dos oportunidades aprobar una amplia reforma de las leyes de inmigración para arreglar el problema de seguridad de las fronteras estadounidenses, asegurarse el respeto a las leyes de este país, reconocer la importancia en la economía de los trabajadores inmigrantes, aprehender a quienes ingresan ilegalmente para delinquir y tratar humanamente a los que ya están aquí.

''Muchos estadounidenses, con buena causa, no creyeron cuando les dijimos que daríamos seguridad a nuestras fronteras, y fracasamos en el intento'', comentó. ''Pero no debemos cometer el error de pensar que nuestra responsabilidad de encarar ese reto terminará allí. Tenemos responsabilidades económicas y humanitarias también, y ellas requieren de una dedicación no menor de nuestra parte para cumplirlas''.

McCain no habla del voto latino
McCain no habló de la importancia del voto hispano en las elecciones presidenciales. Obama, en cambio, se refirió directamente a ese factor que, dijo, será ''crítico'' en noviembre en algunos estados como Florida, Colorado, Nevada y Nuevo México, donde hay una numerosa comunidad latina.

El demócrata recordó que en las elecciones de 2004, 40 mil hispanos inscritos para votar en Nuevo México no se presentaron a votar, y el candidato demócrata de entonces, John Kerry, perdió allí por menos de 6,000 votos.

''Esa es una pequeña fracción del número de latinos que no están registrados para votar en Nuevo México hoy'', dijo Obama. ''Entonces, a la vez que sé lo poderosa que es la comunidad que ustedes conforman, sé también lo poderosos que ustedes pueden ser el 4 de noviembre si traducen su número en votos''.

Los hispanos son la minoría más numerosa en Estados Unidos con 46 millones de personas o el 15% del total de la población, pero no tienen el mismo peso en las elecciones debido a que muchos no pueden votar porque no son ciudadanos o no tienen 18 años de edad.

En un estudio difundido en diciembre de 2007, Pew Hispanic Center dijo que en las elecciones de 2008, los latinos serán el 9% del electorado nacional con capacidad de voto, pero si persiste la tendencia de elecciones pasadas, sólo el 6,5% se presentará a votar.