Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

BOGOTÁ / AFP

La prensa colombiana reveló ayer martes supuestos correos electrónicos de las FARC que comprometerían a un delegado del gobierno suizo como portador de 500,000 dólares de esa guerrilla, ante la cual ha mediado para la liberación de rehenes.

Los mensajes fueron cruzados por el emisario suizo Jean-Pierre Gontard, el abatido número dos de las FARC, Raúl Reyes, y el llamado canciller del grupo Rodrigo Granda, entre el 27 de agosto y el 21 de diciembre de 2001, según los diarios El Tiempo y El Espectador.

De acuerdo con los reportes, el dinero habría sido desembolsado por una multinacional suiza para pagar el rescate de dos de sus ejecutivos secuestrados por las FARC el 29 de junio de 2000 y que permanecieron un año en cautiverio.


Suizo entregó plata en San José
Gontard habría entregado el botín en San José a miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), según confirmó Granda a Reyes en un mensaje fechado el 21 de diciembre de 2001, agregaron las publicaciones.

"Lo de Gontard se recibió sin mayores contratiempos. Se contó, estaba completo y se dejó a buen recaudo. En total son 500 y espero instrucciones a donde hacerlos llegar", habría escrito Granda.

Los otros textos se refieren a la planeación de la entrega, y uno de ellos, dirigido a Reyes el 7 de septiembre, lo firmaría el enviado suizo: "Nos parece muy buena su propuesta. Por favor avísenos lo necesario para concretarla, ojalá para la última semana de septiembre".

Según Bogotá, el dinero fue incautado en marzo último por las autoridades costarricenses en una vivienda cerca de San José, a partir de los e-mails hallados en los computadores confiscados a Reyes durante la operación en que fue abatido en Ecuador hace cuatro meses.

Gontard y el francés Noel Saez han mediado ante las FARC para la liberación de un grupo de rehenes a quienes la guerrilla plantea canjear por sus prisioneros.

Quince de esos secuestrados, entre ellos la franco-colombiana Ingrid Betancourt y tres estadounidenses, fueron rescatados el 2 de julio por el Ejército colombiano.