•   Quito, Ecuador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La defensa de los ex banqueros ecuatorianos cuyos bienes fueron incautados anunció este miércoles un pleito internacional para tratar de demostrar que el embargo fue un pretexto del gobierno para silenciar a tres televisoras.

"Hoy será el primer paso de una marcha que nos va llevar fuera del país a denunciar definitivamente y descubrir, y desenmascarar a quien tiene que ser desenmascarado, (...) a las personas que están involucradas en este atentado contra la libertad de prensa", dijo el abogado Jaime Damerval.

El representante legal de la familia Isaías juzgó como arbitrario el procedimiento por el cual el Estado incautó de forma preventiva unos 200 bienes, incluidos los canales TC Televisión, Gamavisión y Cablecentro que no obstante continúan transmitiendo.

El organismo que ejecutó la medida aseguró que las propiedades pertenecen a los hermanos Isaías, refugiados en Estados Unidos y acusados de la quiebra de Filanbanco en 1998 con deudas por 661 millones de dólares.

Pero Damerval aseguró que muchos de los bienes ya no son de sus clientes y reprochó al gobierno por haber actuado contra los Isaías diez años después de iniciado el proceso legal, y con el argumento de que resolvió embargar para precautelar a los clientes perjudicados.

"Es falso que en este momento se deban esos 661 millones en virtud de lo cual se han incautado bienes (...) En este momento Filanbanco no tiene menos de 500 millones de activos y sólo debe a sus depositantes 30 millones", agregó.

El abogado cuestionó igualmente que la medida se haya adoptado aduciendo una norma que, según él, aplica solamente para bancos en vías de saneamiento, cuando "Filanbanco" jamás hizo parte de un proceso de esa naturaleza.

Las propiedades incautadas permanecen bajo control oficial, pero el gobierno de Rafael Correa ha desmentido que quiera estatizar a las televisoras y ha anunciado que una vez terminada la verificación serán rematadas.