•   Los Ángeles, EEUU  |
  •  |
  •  |

Más de 8 millones de inmigrantes en el Sur de California no están recibiendo suficiente información en sus idiomas sobre preparación ante desastres, reveló el miércoles un estudio.

Estos inmigrantes que viven en los condados de Imperial, Ventura, Riverside, San Bernardino, Los Angeles, Orange, y San Diego _ de los cuales cerca de cuatro millones tienen dominio limitado del inglés _ podrían verse gravemente afectados de ocurrir desastres como terremotos, incendios, o una epidemia de gripe, indica el informe ''Preparación ante Desastres en Comunidades Urbanas Inmigrantes''.

De estos cuatro millones, tres millones son latinos, agrega el estudio.

El reporte agrega que tampoco existe un plan integral para diseminar información sobre preparación ante desastres a inmigrantes en sus idiomas natales.

''No estamos listos y tenemos que estar listos'', dijo Stewart Kwoh, director ejecutivo del Centro Legal Asiático-Pacifico Estadounidense, que preparó el reporte junto con el Instituto Tomás Rivera de Políticas Públicas.

''Esperamos que esta sea una llamada de atención'', agregó.

El reporte está basado en 34 entrevistas a funcionarios de 25 agencias encargadas de preparación ante desastres, así como en análisis de casos y entrevista de grupos especializados.

Los participantes de las entrevistas especializadas dijeron que el estatus migratorio sería un asunto que considerarían al otorgar ayuda humanitaria en caso de desastre, resalta el estudio.

Una de las recomendaciones es que se aclare la diferencia entre el pedir ayuda humanitaria y la aplicación de las leyes migratorias.

''Se debe de aclarar, tanto a los trabajadores que ofrecen ayuda de emergencia como a los inmigrantes, que la ayuda humanitaria no está condicionada al estatus migratorio de una persona'', señala el informe.

La Agencia Federal Geológica pronostica que existe un 46% de posibilidades de que ocurra un terremoto en California, indica el informe. Un terremoto de 7,5 grados podría matar hasta 18.000 personas, dejar lesionadas a 268.000y dejar sin casa hasta 735.000 familias, agrega el reporte.